Policía
Category: Sociales

Es necesario crear conciencia sobre este tema y educar sobre las amenazas de los vertederos.

Vertederos Clandestinos 02

VILLALBA, Puerto Rico - Uno de los problemas que no parece tener solución es la aparición de los vertederos clandestinos, que son reflejo de una falta de educación que desarrolle una cultura de conciencia y de respeto a la naturaleza, a la estética y a la salud ambiental.

En días recientes, Villalba Online publicó una noticia en la que el Municipio de Cayey, buscando alguna manera de neutralizar a estas personas que arrojan basura indiscriminadamente, ofreció pagar una recompensa de mil dólares a las personas que delaten a los que tiren basura y terminen siendo procesados en los tribunales. Y es penoso tener que llegar a este extremo.

En Villalba, la situación de los vertederos clandestinos también es real. El agente Noel Vega, de la Policía Estatal de Villalba, como muchos otros ciudadanos lamenta y denuncia la situación, y dio a conocer unos lugares que se han convertido en vertederos. Uno en el barrio Higüero y otro en la carretera del sector Lajitas, de Juana Díaz.

En la carretera 557, que pasa por el sector Lajita de Juana Díaz y que conecta con la PR-150, en el barrio Higüero de Villalba, el agente encontró muebles y enseres que ya no sirven y que las personas los arrojan a la orilla de la carretera.

De igual manera, en la propia PR-150, cerca de la Represa Toa Vaca, en Villalba, hay otro vertedero donde, de igual manera, hay muebles y enseres inservibles lanzados por personas sin conciencia.

Villa Coop

De acuerdo con el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) y la Junta de Calidad Ambiental (JCA), esta práctica representa un daño al ambiente y una amenaza para la salud y la seguridad. En estos vertederos clandestinos se desarrollan bacterias, se propagan vectores, se contaminan las aguas y los terrenos, y afectan la estética de las áreas. Además, es un acto ilegal.

En la medida en que es posible, las agencias del Gobierno y los gobiernos municipales eliminan estos lugares, pero no pueden eliminar esta práctica hasta tanto las personas se eduquen sobre la amenaza que representan estos vertederos clandestinos.