Policía
Category: Noticias

Enmiendas al reglamento federal sobre manejo de cenizas permitiría a la empresa utilizar cenizas tóxicas en todo Puerto Rico.

Protesta en Virginia AES

GUAYAMA, Puerto Rico – Líderes de la Resistencia contra la quema de Carbón y sus Cenizas tóxicas (Resistencia RCC) anunciaron su participación en una audiencia pública realizada por la Agencia de Protección Ambiental federal (EPA, por sus siglas en inglés) este 2 de octubre, desde las 9:00 a.m/, en Arlington, Virginia.

La EPA realizó enmiendas al reglamento para la disposición de los residuos de la combustión del carbón, para suspender los monitoreos de agua subterránea que se realizan en vertederos y estanques de cenizas, y ordenar que se eleven los niveles permitidos de plomo, cobalto, litio y molibdeno en esos acuíferos.

“Ahora, la EPA pretende eximir de la regulación a las pilas o montañas de cenizas tóxicas de carbón, como la que tiene la carbonera AES cerca de mi comunidad. Estas montañas de cenizas son muy peligrosas porque las grandes cantidades de residuos tóxicos están expuestas al viento y la lluvia, lo que hace que las cenizas sean arrastradas hasta la comunidad y se filtren al acuífero”, explicó la joven Mabette Colón Pérez, residente de Miramar en Guayama, una de las comunidades más afectadas por la planta de AES.

La portavoz de Comunidad Guayamesa Unidos por tu salud dijo que la actual campaña publicitaria de AES es una mentira y falta de respeto a las comunidades y personas afectadas por la carbonera.

“Venden esta idea imaginaria de energía limpia y perfecta, pero usan carbón para producir esa energía. ¿Cómo es eso posible? Tienen ilegalmente esa enorme montaña de carbón y cenizas tóxicas expuestas a cualquier condición climática. Todos saben que la energía de AES se transforma en contaminación y daños a la salud de las personas”, aseguró Colón Pérez.

Alba Bakery

Por su parte, Aimeé Montoya, de la organización Vive Borikén, calificó de “espantosa” la falta de transparencia de la EPA en el proceso de enmendar el reglamento de las cenizas.

“Estas modificaciones a la ley se proponen después de dos años de revisar los datos existentes, en respuesta a una solicitud hecha por AES Puerto Rico y una coalición de entidades similares. Sin embargo, el público en general solo tiene 60 días para revisar toda la información, así como recopilar y presentar cualquier evidencia en oposición. Además, dado que la solicitud se origina en una región donde el español es el único idioma hablado por la comunidad, las personas más afectadas por las regulaciones están excluidas por completo del proceso, al no tener los documentos disponibles en español", comentó Montoya.

Por último, Víctor Alvarado Guzmán, del Comité Diálogo Ambiental de Salinas, alertó sobre la pretensión de la EPA de volver a permitir el uso de cenizas tóxicas en proyectos de construcción.

“Lo que logramos detener en el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), ahora AES quiere lograrlo a través de sus amigos de la EPA. Ambos quieren convertir a todo Puerto Rico en su vertedero de cenizas tóxicas. Quieren convertir nuestro país en un gran Superfondo, como los superfondos de Pines, Indiana, o el campo de golf Battlefield en Chesapeake, Virginia. La EPA y AES han inundado con polvo tóxico a las personas y contaminado el agua subterránea, incluyendo a cientos y quizás miles de otras comunidades en su propio país, y ahora, por consideraciones económicas de la empresa, quieren ampliar ese desastre” añadió.

...los pueblos de Salinas, Santa Isabel, Arroyo y Guayama están entre los primeros 10 municipios con más incidencias de cáncer.

Un lugar de superfondo (Superfund Site) son aquellos lugares, identificados bajo un programa ambiental establecido por la EPA, que están contaminados con desperdicios tóxicos.

“Actualmente estamos sufriendo un brote de cenizas tóxicas expuestas, con altas concentraciones del peligroso Arsénico, y en contacto con residentes cercanos en varios pueblos de Puerto Rico. Esto debido al depósito indiscriminado de estos desperdicios, que durante años permitió el gobierno. Aún no hemos visto las peores consecuencias de ese desparramiento de cenizas”, aseguró Alvarado.

En su ponencia a la EPA, Alvarado informó que, según el Registro de Cáncer de Puerto Rico, entre el 2002 y el 2016, los pueblos de Salinas, Santa Isabel, Arroyo y Guayama están entre los primeros 10 municipios con más incidencias de cáncer.

En estos 4 pueblos es donde la carbonera AES ha enterrado más cenizas tóxicas de carbón (Guayama (1,021,010 toneladas), Salinas (609,608), Arroyo (225,635) y Santa Isabel (69,695)), y en los cuales se identificaron 18 lugares donde estos residuos peligrosos están expuestos al contacto directo con las personas, sobre acuíferos o cercanos a ríos y quebradas.

“En general, diez de los catorce pueblos donde la carbonera AES envió sus desperdicios de cenizas, están igual o por encima del promedio de cáncer en todo Puerto Rico”, comentó Alvarado Guzmán.

Ambos líderes criticaron la negativa de la EPA a realizar vistas públicas en Guayama y advirtieron que, si se aprueban las enmiendas propuestas por la carbonera AES, las comunidades confrontarán a los camiones llenos de cenizas tóxicas en cualquier parte que quieran depositarlas.