Policía
Category: Vida Social

Por: Profesora Carmen J. Fernández Espada

La sociolinguística estudia las lenguas en su contexto social y analiza todos los factores externos que influyen en ella.

Puente Bella2

Carmen Fernandez EspadaResulta imposible dar un paseo por la playa Puerto Hermina en Quebradillas e irse del lugar sin visitar el ya famoso puente La Bellaca. Esta centenaria estructura capta grandemente el interés del público, aunque tal vez más por su peculiar nombre que por su valor histórico y arquitectónico. El mismo cobró notoriedad hace algunos años luego de que un grupo de turistas lo visitara y comenzara a circular información sobre éste. Lo cierto es que solo escuchar su nombre capta la atención y hasta provoca curiosidad. El nombre del puente, para muchos resulta impronunciable, para otros vergonzoso, ofensivo, vulgar y hasta inverosímil; tal vez, a otros, menos puristas, les parezca gracioso.

De camino a visitarlo pensé en varias hipótesis sobre el por qué de su peculiar nombre. No acerté ni una. También pensé en el estupor que le causa a muchos dicha denominación, a tal punto que temen pronunciar lo que consideran una “mala palabra”, bellaca. Lo cierto es que el término “mala palabra” no está contemplado en el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua (DRAE). Sin embargo, en lugar de este término, podríamos utilizar el concepto soez. Soez hace alusión a algo malo, indigno o grosero (DRAE). Y esta definición, tal vez sí podríamos relacionarla con la connotación que tiene el nombre del puente para nosotros los puertorriqueños. Y digo para nosotros porque la riqueza de nuestra lengua permite que existan diversas acepciones para un mismo término que pueden variar por muchas razones. Más allá de eso, un solo concepto puede también tener un sinnúmero de connotaciones que varían y dependen de múltiples factores, muchos de ellos culturales.

Para los españoles, el término bellaca significaba algo sumamente fuerte y querían representar con el nombre lo bravío de la quebrada que el puente atravesaba.

Son muchos los factores sociales que inciden en la lengua. A este fenómeno linguístico se le conoce como variables sociolinguísticas. La sociolinguística estudia las lenguas en su contexto social y analiza todos los factores externos que influyen en ella, muchos de los cuales se basan en diversas características de los hablantes; tales como edad, género, nivel sociocultural, grado de instrucción, procedencia geográfica, etnia, etc. Viéndolo desde esta óptica, mucho más amplia, y dejando a un lado el estupor que a muchos le causa el concepto bellaca, conozcamos un poco más sobre el mismo. De acuerdo con el DRAE el origen del término es incierto y lo define como: malo, pícaro, ruin, astuto o sagaz. El concepto tiene varias acepciones (nivel denotativo), además de diversas posibilidades significativas o de doble significado (nivel connotativo) como, por ejemplo, la connotación que tiene para nosotros los puertorriqueños.

Parrocoop Prestamo 2021

Ahora bien, el puente, cuya construcción data del año 1906, fue nombrado así por los españoles. Para ellos, el término bellaca significaba algo sumamente fuerte y querían representar con el nombre lo bravío de la quebrada que el puente atravesaba. Vemos aquí dos variables sociolinguísticas: geográficas (España) y diacrónicas (evolución y transformación de la lengua con el paso de los años).

Conociendo el por qué del nombre del afamado puente y la definición del término para sus bautizantes, podemos relajarnos un poco y tratar de dejar a un lado la percepción negativa o grosera que el término puede representar, para enfocarnos en su valor histórico, arquitectónico y también recreacional.

Así que llamemos las cosas por su nombre. Las palabras, no son malas, todo lo contrario. La variedad léxica de toda lengua es parte fundamental de lo que la enriquece.

Más allá de su peculiar y tal vez controversial nombre, este puente debe ser una visita obligada si estás en la ciudad o cerca de esta guarida de piratas. Para arribar al puente es necesario adentrarse en el campo y atravesar la densa vegetación. Una vez llegas al puente, de 125 pies de altura y te adentras en él, podrás disfrutar de una experiencia maravillosa. Su nivel de elevación permite visualizar parte del Océano Atántico, la desembocadura de la quebrada y la hermosa playa Puerto Hermina. Todo ello enmarcado en una boscosa vegetación a través de la cual se respira un aire puro y fresco.

Rotulos 21

El puente se ha hecho famoso y semanalmente cientos de personas lo visitan. De su estructura original solo se conservan los pilotes cuyo diseño arquitectónico sigue patrones franceses. Luego de la invasión norteamericana, el puente fue utilizado como vía del ferrocaril de la compañía American Railroad que daba la vuelta a la isla por toda la costa. Actualmente, a través del puente pasan unas enormes tuberías de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados. Además, solía ser utilizado por deportistas que practicaban rappelling estilo caída libre. El auge del puente ha sido vertiginoso y, una vez se descubre la magnificencia que se percibe desde su interior, solo se desea compartir con otros la enriquecedora vivencia.

Así que llamemos las cosas por su nombre. Las palabras, no son malas, todo lo contrario. La variedad léxica de toda lengua es parte fundamental de lo que la enriquece. Lo que podría resultar “malo” en las palabras es la connotación que le damos; connotación que suele estar matizada por multiplicidad de factores. Aprovechemos el paseo y la visita a este maravilloso lugar, para dialogar durante el trayecto, con nuestros niños y jóvenes sobre la importancia de conocer el significado de las palabras, además de sus posibilidades connotativas y/o variables sociolinguísticas. Inculquemos en nuestros niños el deseo por conocer, aprender e investigar, pero hagámoslo sin contaminar su sensibilidad. Nuestro idioma es grandioso y debemos sentir orgullo de ello, fomentemos el deseo de conocerlo. Reg Hindley dijo: “La dificultad de un idioma es inversamente proporcional a la fuerza de la motivación para aprenderlo”. ¡Motívate a aprenderlo y promuévelo en los que te emulan!

-------------------------
La autora es maestra de Español del nivel secundario en la escuela José Felipe Zayas, de Coamo. Posee una maestría en Educación y ha ofrecido cursos en la Universidad Católica de Ponce, la Universidad Interamericana y EDP University de Villalba.