Policía
Category: Vida Social

Por: Profesora Carmen J. Fernández Espada

El triunfo de esta aguerrida mujer va mucho más allá del éxito eleccionario de un partido político frente a su oponente.

Vicepresident Kamala Harris

Kamala Harris, vicepresidenta electa de los Estados Unidos

Prof. Carmen J EspadaEl proceso eleccionario en los Estados Unidos de Norteamérica es un fenómeno que acapara el interés mundial. La plataforma de gobierno promulgada por los candidatos que resulten victoriosos en la contienda, suele tener repercusiones globalizadas en temas de economía, cambio climático, tratados de paz y políticas migratorias, entre otros. Incluso analistas especializados en diversas materias utilizan la expresión “Cuando Estados Unidos estornuda, todo el planeta pesca un resfriado” tratando de ejemplificar así, el impacto que tiene lo que ocurre en esta superpotencia en los diversos confines del planeta.

Ante un panorama sombrío, se llevó a cabo el esperado proceso eleccionario en Estados Unidos. El proceso electoral estuvo enmarcado por una economía sumamente lacerada, una crisis salubrista y social, provocada primordialmente por una pandemia que ha cobrado en el país, la vida de más de 235,000 personas. Además, en los últimos meses se ha materializado una campaña masiva y en muchos casos violenta, contra el discrimen racial, exacerbada por la muerte de George Floyd a manos de policías blancos. El lamentable deceso, trajo nuevamente a la palestra pública la campaña “Black lives matter”. A todo lo ocurrido en la nación, se une el agravante de ser observados ante el mundo con una imagen un tanto fracturada, luego de cuatro años de hegemonía bajo el mandato de un extremista radical que levantó graves asperezas en diversas áreas del país con temas altamente sensibles.

La figura de Kamala Harris representa a todas aquellas personas que se ven reflejadas e identificadas con ella.

Indiscutiblemente, el año 2020 marca un hito importante en la historia, no solo de Estados Unidos, sino del mundo. El resultado de la presente contienda electoral es también un hecho histórico. Los resultados han generado datos sin precedentes. De todo ello, capta particularmente nuestro interés, el triunfo de Kamala Harris. Harris, carga sobre sus hombros con el título de primera mujer electa para ocupar la vicepresidencia de los Estados Unidos. La actual senadora del estado de California no sólo es la primera mujer electa para ocupar semejante cargo, sino que además es negra y de ascendencia asiática. El triunfo de Harris marca un importante punto culminante en la lucha por la igualdad de géneros, etnias e ideologías.

El sábado 7 de noviembre de 2020, en el Chase Center en Wilmington, una multitud eufórica que ondeaba con evidente emoción la bandera de la nación norteamericana la esperaba con ansias. De repente, ataviada completamente de blanco, en señal de su férrea defensa por los derechos al sufragio femenino; y al ritmo de la peculiar letra de la canción, “Work That” de Mary J. Blige llegó a dar su discurso de agradecimiento, de aceptación y de esperanza, la vicepresidenta electa, Kamala Harris.

Figuras Navidad

Saludó al público con un tono afable, pausado y firme. Se dirigió al mundo con la carismática elocuencia que le caracterizan. Profirió su primer discurso, luego de haber sido electa, con un tono genuino y esperanzador. Partiendo de una cita de John Lewis, comenzó hablado de la democracia y cómo nuestra disposición de lucha por hacerla valer, es la que dan solidez a la misma. Mencionó la celebración del centenario de la Decimonovena Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos para garantizar el sufragio femenino, aludiendo a la posterior lucha que continuó librando la mujer negra para lograr el mismo derecho y en igualdad de condiciones. Harris señaló, además varios nombres de mujeres que en el pasado libraron grandes batallas en la lucha por la igualdad y la justicia.

Le habló a su familia, a los niños y a las mujeres de todas las etnias que ven reflejadas en ella esa multiculturalidad que tanto caracteriza a la nación norteamericana. Y en un momento clave de su discurso, repitió una frase que de su madre acuñó: “Seré la primera mujer en mi cargo, pero no la última”. Y es aquí donde radica la envergadura del triunfo de Harris.

El triunfo de esta aguerrida mujer va mucho más allá del éxito eleccionario de un partido político frente a su oponente. Pionera en diversos puestos en el campo de las leyes y más importante aún, pionera en su trayectoria hacia la Casa Blanca. La figura de Kamala Harris representa a todas aquellas personas que se ven reflejadas e identificadas con ella. Harris nos recuerda la férrea lucha, que aún en el siglo XXI muchas veces, en diversos ámbitos, tenemos que librar las mujeres para defendernos del sexismo o del racismo dentro de una sociedad que aún suele discriminar por cuestión de etnias o genitalidad. La presencia de esta mujer en la casa blanca nos recordará constantemente que el camino hacia el éxito está plagado de tropiezos. Nos recordará, además, que la lucha por la igualdad no ha terminado. La primera vicepresidenta electa de los Estados Unidos, desde su escaño, nos mostrará constantemente que aún en contra de todo pronóstico, sólo el que es resiliente y lucha obstinada e incansablemente por los principios de justicia e igualdad podrá alcanzar el éxito y allanar el camino para los que detrás de ella la emularán por su ejemplo y se estimularán con su triunfo.

-------------------------

 La autora es maestra de Español del nivel secundario en la escuela José Felipe Zayas, de Coamo. Posee una maestría en Educación y ha ofrecido cursos en la Universidad Católica de Ponce, la Universidad Interamericana y EDP University de Villalba.