Policía

Opinión

Category: Opinión

Por Peter J. López Norat, aspirante al Senado por el PPD

“La crisis que hemos vivido en tiempos recientes tiene que llegar a su fin y debe ser el propósito firme de todo buen puertorriqueño, más aún, de cara al año electoral.”

Si Hernandez Colon Estuviera

OPINIÓN - En la víspera del primer aniversario de la muerte del Gobernador Rafael Hernández Colón, es necesario reflexionar sobre el vacío que creó su partida, como hombre de estado y conocedor excepcional de los asuntos de sana administración pública. Figura intelectual, carismática y de amplia cultura, que supo enfrentar con audacia, determinación y sabiduría, todos los retos en su gestión pública, siempre con los más altos valores, al servicio incondicional del pueblo y del país. Al evaluar el desempeño de la administración pública del actual gobierno, vemos como desafortunadamente están en última prioridad las necesidades más apremiantes de la gente. El referente y los estándares de excelencia, que trajo al servicio público RHC, en el descargo de sus deberes y manejo de los recursos públicos, están ausentes y contrastan con la burocracia, ineficiencia, e ineptitud, que ha demostrado la actual administración. Más aún, cuando hemos visto con total descaro e impunidad el uso del dinero público para el enriquecimiento ilícito de unos pocos, a costa del dolor y la necesidad de muchos. Incluso durante las catástrofes naturales que han abatido no solo a nuestra economía, sino a nuestro pueblo en general.

Profundo entendedor del pensamiento y obra de Luis Muñoz Marín, RHC supo planificar y articular con su talento y capacidades intelectuales una trayectoria ejemplar en la historia, al servicio de nuestro país. Porque la palabra es una fuerza transformadora, cuando viene acompañada de acciones que cambian la vida de los seres y los pueblos. RHC comprendió a la perfección el alcance de estas palabras. Por eso supo inspirar a tantas personas con ética y compromiso al servicio de Puerto Rico.

Mirandas Bakery

Humildemente pienso, que la nostalgia es una característica muy positiva para inspirar a las personas a retomar las buenas causas. El ejemplo y legado de RHC, muy bien puede servir para acometer esta nueva encomienda y superar la crisis en la administración gubernamental. En mis escritos anteriores, "Reflexiones sobre un Patriota", RHC siempre tuvo " la fe inquebrantable por la capacidad del pueblo puertorriqueño". Este pensamiento sobre la capacidad creadora de nuestro pueblo, tiene que ser el norte para la superación colectiva de nuestro país. La crisis que hemos vivido en tiempos recientes tiene que llegar a su fin y debe ser el propósito firme de todo buen puertorriqueño, más aún, de cara al año electoral. Solo así podemos retomar las prácticas saludables para un gobierno al servicio del bien común.

Reitero lo dicho anteriormente, "La buena semilla está ahí. Nos la deja una figura cimera, de gran luz espiritual. Nos toca cuidarla y abonarla para que dé fruto abundante, en favor del pueblo de Puerto Rico". Este estándar para el manejo de los asuntos públicos nos lo dejó RHC. Depende de cada uno de nosotros buscar y defender incondicionalmente, las buenas causas para el país.