Policía
Category: Escuelas

Fotos publicadas en las redes sociales dan prueba del deterioro que está consumiendo la histórica estructura en el casco urbano de Villalba.

Vertedero

VILLALBA, Puerto Rico - Unas fotos publicadas en las redes sociales muestran cómo la escuela cerrada Walter Mck Jones, ubicada en el casco urbano de Villalba, se ha convertido en un vertedero, mientras la Fundación Walter Mck Jones, Inc. continúa con sus esfuerzos ante el gobierno central para recuperar esta estructura histórica y de tanto valor para la comunidad de Villalba.

El presidente de la Fundación Walter Mck Jones, Dr. Rigoberto Rodríguez Roche, publicó las fotos en su cuenta de Twitter en las que se puede observar la cantidad de escombros y basura amontonada en el patio de la escuela cerrada por el Departamento de Educación (DE) en el 2018: muebles, gomas, madera y metal cubiertos por la vegetación, una escena típica de un vertedero clandestino. Unos columpios para los niños están totalmente cubiertos por la vegetación, al igual que el patio central de la estructura, mientras el deterioro se observa en las paredes de los salones de clase.

Junto con las fotos, Rodríguez Roche envió un mensaje a la Gobernadora de Puerto Rico, Wanda Vázquez Garced, en la que nuevamente le solicita atención a la propuesta de la organización que interesa adquirir la escuela Walter Mck Jones para convertirla en un centro cultural y educativo. "Desde el día de su juramentación, hemos soilcitado a la Sra. Gobernadora que ordene atender la propuesta de uso para la antigua escuela Walter Mck Jones. En 2020 redoblaremos esfuerzos para rescatarla. Lo lograremos con la fuerza de la comunidad."

Luego del anuncio del cierre de la escuela por el DE, un grupo de villalbeños liderados por el Dr. Rigoberto Rodríguez, se unió en octubre de 2018 para crear la Fundación Walter Mck Jones con el propósito primordial de preservar el legado histórico del primer alcalde de Villalba, así como fomentar la creación de varios proyectos de envergadura tales como un archivo histórico, museo, centro de oportunidades educativas y de adiestramiento, salas de exposición cultural, entre otros.

En diciembre de ese año, el presidente de la Fundación hizo un llamado a la ciudadanía a luchar para recuperar la estructura, ya que "el gobierno ha ignorado el llamado a proteger la estructura más emblemática de los villalbeños y villalbeñas". Luego de múltiples gestiones infructuosas ante la administración del gobernador Ricardo Roselló, la Fundación acudió ante la gobernadora Vázquez Garced, en septiembre de 2019.

De otra parte, en marzo de 2019, el senador por el Distrito de Guayama, Carlos Rodríguez Mateo, presentó el Proyecto del Senado 1215 para declarar a la escuela Walter Mck Jones como un monumento histórico al amparo de la Ley de Zonas Históricas, Antiguas o de Interés Turístico. Al momento, se desconoce el estatus de la medida.

Farmacia San Antonio2

Así también, en enero de 2019 el alcalde de Villalba, Luis Javier Hernández Ortiz, pidió de manera urgente la transferencia al municipio de la histórica estructura para la creación de varios proyectos educativos y culturales en el plantel, y a la vez evitar el deterioro que está experimentando.“Es nuestro interés primordial utilizar parte de la estructura para desarrollar el Museo de la Historia de Villalba, adicional a desarrollar distintas materias de las Bellas Artes. Adicional hemos recibido propuestas de entidades sin fines de lucro como la Universidad de Puerto Rico, la Fundación Walter Mck Jones, Inc., entre otras, para desarrollar programas de impacto comunitario para beneficio de nuestros ciudadanos”, menciona el alcalde en carta enviada al Gobernador Roselló.

Ante todas las gestiones realizadas por la Fundación Walter Mck Jones y por el alcalde de Villalba ante el gobierno central, la gobernadora Wanda Vázquez envió un mensaje al Dr. Rodríguez Roche a principios del mes de diciembre de 2019, en el que le indica que el Comité de Disposición de Bienes Inmuebles está evaluando la solicitud presentada con relación a la escuela.

Mientras, la histórica estructura que pertenece al pueblo de Villalba continúa su lento deterioro. No tan lento, sin embargo, como la burocracia gubernamental.