Policía
Category: Noticias

Alegan que con las enmiendas a la ley, los directores funerarios deberán responder por cualquier demanda en el sector funerario.

casket 

MAYAGÜEZ, Puerto Rico – Cambios en la Ley Núm. 208 del 12 de agosto de 2018 “Ley de servicios funerarios en Puerto Rico” prohíben al dueño de una funeraria realizar gestiones relacionadas con los certificados de defunción en las oficinas del Registro Demográfico de Puerto Rico, y será el Director Funerario quien estará autorizado por ley a realizar tales gestiones, lo que para el presidente de la Cámara de Funerarios de Puerto Rico carece de toda lógica y ha creado un caos en las cientos de funerarias en Puerto Rico.

“Como dueños no tenemos potestad en el negocio, entiendo que nosotros como dueños de funerarias tenemos todo el derecho en sacar los permisos, ya si fuera un empleado aparte al Director Funerario es otra cosa, pero que se le prohíba al dueño es algo ilógico que nos exijan algo así a los dueños, esto lo que ha provocado es un caos en las más de 365 funerarias aproximadamente que hay en Puerto Rico, nunca se recibió comunicado de vistas públicas para estos fines y no se escuchó el sentir de otros funerarios. Ahora mismo también tenemos que ir a San Juan a buscar las libretas de defunciones ya que tampoco las suplen los Registros regionales”, manifestó Luis A. González, quien también es el dueño de Funeraria Santa Ana en Cabo Rojo.

La Ley Núm 208 del 12 de agosto de 2018 “Ley de Servicios funerarios de Puerto Rico” tiene el deber de garantizar la eficiencia de los servicios fúnebres o de cremación y los procesos requeridos en un momento tan doloroso en la vida de miles de ciudadanos, como lo es la pérdida física de un ser querido. En el Artículo 2.01 indica que: “El Certificado de Defunción, expedido a tenor con lo dispuesto en la Ley Núm. 24 de 22 de abril de 1931, según enmendada, es prueba del fallecimiento de un ser humano. El Certificado de Defunción podrá ser registrado en cualquier oficina del Registro Demográfico de Puerto Rico independientemente del municipio donde ocurra la defunción. Será función del Director Funeral ser custodio del Certificado de Defunción hasta su entrega en el Registro Demográfico de Puerto Rico o cualquier oficina debidamente autorizada por el Registro Demográfico de Puerto Rico para ejecutar dicha función. El Certificado de Defunción contará con el nombre legible, número de licencia y firma del Director Funeral. Será responsabilidad del Director Funeral hacer llegar el Certificado de Defunción a la oficina del Registro Demográfico de Puerto Rico.”

La misma establece que el único que puede sacar permisos es el Director Funerario, prohibiendo al mismo dueño de la funeraria hacer las gestiones para sacar los permisos y brindar el servicio. Antes de esta enmienda de la Ley 258, ahora 208, el propio dueño iba y obtenía los permisos. Ahora el dueño de la funeraria debe pedir autorización al empleado que se tenga como Director Funerario para ir y obtener los permisos.

Alba Bakery

“Es algo completamente ilógico que el dueño del negocio tenga que pedirle permiso al empleado para poder sacar un permiso ante la Oficina del Registro Demográfico. Los dueños del negocio son las únicas personas responsables por todo lo que pase en su negocio. Esto quiere decir que, en caso de una demanda, irían tras el Director Funerario que no tiene las pólizas y los seguros correspondientes para enfrentar cualquier situación”, dijo Javier Granell, dueño de la Funeraria Fernández en Mayagüez.

Las enmiendas a esta ley se hicieron para evitar que otras personas que no tienen funerarias obtengan permisos, pero en la medida obviaron hasta los mismos dueños de las funerarias en Puerto Rico. La Ley establece que cualquier funeraria, centros de cremación, Director Funeral y Embalsamador que no esté debidamente registrado no podrá ejercer o solicitar autorización alguna para sepultar, embalsamar, cremar, trasladar o recibir un cadáver fuera o hacia Puerto Rico, según sea el caso.

En el Artículo 4.02.-Funerarias; Dirección: "Toda funeraria será dirigida por un Director Funeral, debidamente calificado y certificado como tal por el Departamento de Salud. Deberá haber aprobado estudios superiores en Gerencia y Administración de Funerarias o en deberes y funciones de un Director Funeral, con prueba adecuada de sus cualificaciones morales y presentará un certificado de antecedentes penales expedido por el Superintendente de la Policía de Puerto Rico, todo ello a satisfacción del Secretario del Departamento de Salud.”

La gran mayoría de dueños de funerarias en Puerto Rico no son Directores Funerarios, ese es un trabajo que se subcontrata en muchos casos, pero la enmienda a esta ley pone al Director Funerario como el único ente para dirigir una funeraria, alegan los dueños de funerarias.