Category: Vida Social

Por Juan “Bertin” Negrón Ocasio
“Nuestro Pueblo, Nuestra Gente…Primero”

casa alcaldia

Casa Alcaldía de Villalba (Archivo)

Juan Negron OcasioMi resume es el mejor comparado con cualquier otro candidato, impecable, incomparable. Soy un ciudadano ejemplar sin ningún record de corrupción, nunca he dicho una mentira ni he estafado a nadie. Casado humildemente y con unos hijos adorables que respetan a sus maestros y a los adultos, y a todo aquel que represente una entidad honesta para la sociedad. Eso sí, no trabajo, para qué. Mi educación consiste en todo lo que he aprendido en la vida, todo lo que he aprendido de mis semejantes, todo lo que me enseñaron mis viejos y los viejos de mis viejos. Mi educación está dotada de centurias de humildad, honra, respeto y ética. Quizá esas sean mis mayores cualidades. Me conocen miles de personas, por no decir millones, para no caer en la exageración, y no pretender ser como los demás políticos, y todos mis compueblanos me admiran, me quieren como si fuese su amigo, mejor, como si yo fuera su hermano sin conocerme personalmente. Saben quién soy. Y yo los considero igual.

Soy sincero. No sé mucho de política, pero no importa, entiendo todo lo que sé. No comprendo las leyes pero siempre las obedezco. Si por esas cosas de la vida cometo una infracción, lo admito, nunca me voy en contra de mis servidores públicos, los que me protegen y cuidan de mis vecinos y de aquellos que son respetuosos todos los días arriesgando sus vidas. Respeto a los policías y espero siempre que todos tengan cierto respeto por ellos y por ellas. No sé mucho de deudas ni contabilidad, pero mis cuentas siempre están pagas a tiempo. Quizá no soy el mejor ahorrador, pero no debo a nadie. Mi crédito no es el mejor, pero recibo todos los días numerosas ofertas para que solicite tarjetas de créditos, préstamos de bancos y cooperativas de ahorros. Y no sé si me voy a morir pronto, pero recibo casi todos los días solicitudes para mi seguro de vida. Lo que yo siempre he conceptuado como “seguros de muerte”. El seguro de vida es para los políticos, yo simplemente soy un humilde ciudadano. Si me muero quizá dos o tres vayan a mi entierro, si se muere el alcalde no habrá espacio para nadie, y no todo el mundo podrá ir al velatorio ni podrá entrar.

Soy buena gente. ¡Garantizao! No soy muy social, pero cuando me doy mi palito soy buena gente y hago mis chistes que me los gozo a cantidad. No soy maceta, si llega alguien a donde estoy comiendo y doblando el codo le invito y le pago su trago. Ahí están mis mejores amigos para confirmarlo, ellos lo saben, me han cacheteado en cantidad, pero yo no trabajo así que mi dinero está para disfrutarlo.

BA ParrocoopSoy religioso. Voy a misa todos los domingos sin fallar y cuando no voy el cura me llama a mi celular para saber si todo está bien… y para saber quién llevara mi limosna semanal. Ellos son santos. Cuando me siento deprimido o tengo un problema voy y me confieso y me dan la seguridad espiritual que más necesito en ese momento. Cuarenta y ocho dólares al año no es nada con el servicio que proveen a la comunidad. Si no hubiera gente religiosa estuviésemos enredaos todos los días con nuestros vecinos; con aquellos que no creen en la política igual que uno. En la misa a veces nos sentamos junto a personas que quisiéramos verles los pies en la cabeza. Esa es la grandeza de ir a misa. Ser religioso como yo. (Aunque hace poco se sentó a mi lado una ingrata).

No prometo nada porque nada tengo. Pero tengo un plan para que todos podamos vivir como hermanos, como seres civilizados. Tengo un plan más elaborado. Mi plataforma política es simple:

Creo en la filosofía de Walter Mcknown Jones: “Libertad y Progreso para mi pueblo”. Un gringo lo dijo y lo hizo.

Podrían decir que mis conocimientos en la política son minusválidos, pero prácticos. Tengo debilidades, pero no soy tonto; creo en la fortaleza y en la voluntad del progreso de mi gente. Nuestra gente tiene potencial. Nuestro pueblo tiene los recursos. Si me dan la oportunidad…
¡Voten por míi!