Policía

Opinión

Category: Opinión

Por Juan Negrón Ocasio

“No están todos los que son ni son todos los que están”

 Trump-Hillary

Juan Negrón OcasioEn las últimas dos semanas la gran masa de votantes (televidentes) estuvieron entretenidos, entusiasmados, embelesados y hasta nerviosos en saber qué dirían los candidatos nominados para la presidencia de Estados Unidos (USA) durante sus respectivas convenciones. No creemos que nadie esperaba que Donald Trump o Hillary Clinton expresara con regocijo que aceptaba la nominación. Era lógico. ¿No? Lo insólito de los bonitos discursos y el chijí-chijá de los asistentes era que mantenían el equilibrio expectativo del aburrimiento, aunque lo más beneficioso era cambiar de canal y escuchar diferentes opiniones, los comentaristas de MSNBC y Fox News tienen una gran diferencia ideológica. Existe el presentimiento que son de tendencias políticas opuestas.

En la convención republicana se escuchó tanto de Donald Trump que convencieron a muchos a no promulgar por él. Antes de ese evento político de presentaciones y discursos, que posiblemente costó unos cuantos millones de dólares, ya había seguido las primarias republicanas. Todo ese proceso de estar pendiente a lo que dice un inepto que tendrá alguna influencia para decidir el futuro de nuestras vidas es fastidioso, agotador, agónico y, por decir poco, frustrante. Sin embargo, alguien tiene que expresarse acerca de los sucesos que nos afectaran a todos de alguna forma y aclarar algunos contextos históricos. Ajústense el cinturón.

Donald Trump tiene la posibilidad de ganar las elecciones debido a que históricamente ningún partido mayoritario ha ganado tres términos sucesivos. Usualmente se intercambian la silla de la Casa Blanca entre demócratas y republicanos. En esta ocasión hay una realidad más virtual. La mayoría de los legisladores en el Congreso es republicano. Trump debería tener una buena ventaja para asentir la presidencia. Mas, no tan ligero. ¡Calma piojo que el peine llega! La buena noticia para muchos de los preocupados es que no tiene el respaldo de la mayoría de esos legisladores republicanos. ¡Alto! El grave problema se ha demostrado por encuestas que la mayoría de los electores (45%) anglosajones (blancos) están con Trump, añadiéndole latinos y afroamericanos que se han ido con Collin Powell, Ben Carson y un reguero de artistas excéntricos. Trump está más cerca de la cima sobre Hillary Clinton (por votos blancos). Si se realiza una encuesta en los próximos días habrá sorpresas. Lamentablemente.

BA Laboratorio-Sagrada-FamiliaSegún las observaciones los demócratas tienen mucho que adelantar. La estrategia de Clinton sería apresar más del 75% del voto de afroamericanos y latinos combinados. Aparentemente, la mayoría de los morenos está con Clinton por su gran número de participantes como oradores y entretenimiento. Los hispanos brillaron por su ausencia, con la excepción del Senador puertorriqueño Luis Gutiérrez (Illinois), y por la simbólica presentación de Eva Longoria, Astrid Silva (quien todavía no ha logrado un reconocimiento nacional), y La India. ¡Nada más! La realidad es que los “líderes latinos” están desconectados en organizar y polarizar el poder político en USA. Los medios noticiosos hispanos vociferan un poder fantasma. Durante la presidencia de Obama la mayoría de los puestos de poder fueron distribuidos entre anglosajones y afroamericanos.

Los republicanos se encuentran en una encrucijada política desazonada porque Trump no es el candidato idóneo de su partido (aunque representa la filosofía de algunos con considerable influencia), pero cada vez que abre la boca sale emanación racista, discriminatorio, homofóbico, xenofóbico, patrañero, charlatán y pícaro. Han intentado ayudarlo en sus expresiones y en ocasiones ha demostrado madurez y compostura, pero siempre le sale algo de mal gusto. Su último desbarajuste fue burlarse de un reportero discapacitado (inhabilitado). Esto fue un insulto para un grupo de políticos deshabilitados norteamericanos activos: Tammy Duckworth (Illinois), Bob Dole (Kansas), Cyrus Habib (Washington), Mark Kirk (Illinois), James Langevin (Rhode Island), John McCain (Arizona) y Jon Tester (Montana).

Finalmente, en la convención demócrata se coreó algo insólito: “Hillary Clinton es la primera mujer postulada para la presidencia de USA”. Este suceso es generoso para las mujeres, se aplaude, pero no es cierto. Posiblemente es para los medios de poder actuales. La primera mujer norteamericana para correr para la presidencia de USA fue Victoria Claflin Woodhull en 1872, una luchadora por los derechos de las mujeres, y Jill Stein es la candidata (2016) por el Partido Verde. En realidad USA se ha tardado en aceptar y reconocer la grandeza de la mujer. En los últimos 40 años Latinoamérica ha elegido 10 mujeres presidentes: Argentina-Isabel Martínez de Perón(1974; Bolivia-Lidia Gueiler Tejada(1979); Guyana-Janet Rosemberg Jagan(1997); Nicaragua-Violeta Chamorro(1990); Ecuador-Rosalia Arteaga(1997-destituida por un golpe de estado); Panamá-Mireya Elisa Moscoso Rodríguez(1999); Argentina-Cristina Fernández de Kirchner(2007); Costa Rica-Laura Chinchilla(2010); Brasil-Dilma Rousseff(2010) y Chile-Michelle Bachelet (2006).

Se dijo mucho en ambas convenciones, pero quedó más por pronunciar de lo que debíamos haber escuchado. En ambos eventos los latinoamericanos no tuvieron una representación válida.