Policía

Opinión

Category: Opinión

(Segundo de una serie de artículos)
Por Juan Negrón Ocasio

Mariana Bracetti

Mariana Bracetti confeccionó la primera bandera puertorriqueña

Existen numerosos criterios para que un territorio manifieste su deseo de liberación nacional del yugo de una nación opresora, y claro está, que esté poblado de gente dispuesta para lograrlo. Por ejemplo, a principios del mes de julio se conmemoró la independencia de los Estados Unidos de Norte América (EEUU) ocurrida el 1776 del yugo opresor de Inglaterra. Este hecho histórico se logró por medio de una lucha armada. Surgió porque Inglaterra imponía unos impuestos a la gente de un territorio compuesto por trece colonias quienes no tenían poder ni representación política. Sin embargo, para que se proporcionen las condiciones necesarias para que ocurra una soberanía nacional ese territorio tiene que poseer un sentido de identidad y pertenencia propia. Irónicamente, los inmigrantes que formaron las trece colonias eran descendientes de ingleses, y debido a que en su propio país eran discriminados por sus creencias políticas y religiosas, se embarcaron hacia estos lares, pero lograron desarrollar sus propias costumbres y tradiciones, incluyendo un cambio significativo en la fonética del idioma compartido. (La dicción de un norteamericano es muy diferente a un británico al hablar inglés.)

El preámbulo anterior nos encaminará a entender las luchas libertarias de los puertorriqueños en contra del imperio español finalizando el siglo XVIII como habíamos señalado en el último artículo.

Mariana Bracetti confeccionó la primera bandera puertorriqueña

La Nacionalidad Puertorriqueña y la Soberanía

Comenzando la década del 1890 los isleños ya habían demostrado por casi 200 años su propia identidad nacional y habían logrado, con la Revolución de Lares, con la Abolición de la Esclavitud y con los derechos obtenidos en La Carta Autonómica de la Corona Española, el interés incondicional de su soberanía. A todo esto se suman otros factores para adquirir la independencia. Los puertorriqueños habían alcanzado su punto culminante como una nación con su propia idiosincrasia intacta, la representación con derechos en la Corte Real, y los ideales antagónicos en la isla entre políticos. O sea, los isleños, además de entender las injusticias económicas y políticas que les imponía España (similar a las 13 colonias), también tenían una cultura íntegra y un idioma fortificado con su propio regionalismo derribados del entrelace de las culturas taína, africana y española. El lingüista puertorriqueño Rubén del Rosario (1907-1995) nos legó numerosos estudios y ensayos sobre nuestro vocabulario e idioma (La lengua de Puerto Rico, El español de América, 1971, y numerosos ensayos e investigaciones). La valiosa obra de Rubén del Rosario constituye una enorme aportación basada en un análisis científico de las distintas modalidades del hablar puertorriqueño. Además, es considerado uno de los lingüistas más importantes de toda América Latina. El punto es que los puertorriqueños desarrollaron su propia dicción y su forma particular de la comunicación oral distinta a los españoles.

Lola Rodriguez de Tio

Poeta, activista y política. Escribió el Himno Nacional de Puerto Rico: La Borinqueña

Como resultado de la solidez de la idiosincrasia puertorriqueña se comienza a identificar rastros típicos de los isleños. En particular En 1849 se publica el primer libro puertorriqueño con un impacto cultural, El Gíbaro de Don Manuel Alonso. Podríamos intercalar que El Gíbaro exponía las peculiares cualidades del puertorriqueño. Esta obra literaria-costumbrista, además de su significado literario, exponía las artes y lo pictórico de la isla. Para este tiempo todavía la Revolución Industrial no había llegado a PR y se vivía dentro de un sistema agrario, así se acentúa en El Gíbaro, fue una publicación impactante de Alonso en España y distribuida en PR, podría decirse que fue el inicio, aunque no necesariamente la carta de representación de la literatura ilustrativa puertorriqueña. Han surgido obras de Alejandro Tapia y Rivera (1826-1882), José Gautier Benítez (1848-1880), Lola Rodríguez de Tío (1843-1924) y otros autores; se destacaron pintores como José Campeche (1751-1809) y Francisco Oller (1833-1917) y filósofos como Eugenio María de Hostos “El Pensador de América” (1839-1903). Al mismo tiempo, surgieron publicaciones de novelas, ensayos, y cuentos literarios que fueron utilizados como un ejercicio de poder en que los autores exponían sus ideologías y sus posiciones político-sociales en torno al status político de Puerto Rico con España. En 1886 Manuel Zeno Gandía publica La Charca donde exterioriza dentro de una lírica-literaria las condiciones deplorables sociales, económicas y políticas del puertorriqueño dentro de su condición colonial.

Finalizando el siglo XVIII Puerto Rico tiene los requisitos necesarios para convertirse en una nación independiente y soberana: himno, bandera, Padre de la Patria, Abolición de la Esclavitud, cultura e idioma propio, literatos, juristas y Representantes Políticos dentro de la Corte Real de España.

España reconoce el Derecho de Puerto Rico a su Soberanía

Debido a las constantes protestas sociales, luchas armadas y presiones de los independentistas isleños el 25 de noviembre de 1897 España concede a Puerto Rico por Real Decreto la formación de su propio gobierno con lo que se conoce como La Carta Autonómica. Los puertorriqueños habían tenido a principios del siglo XVIII como Diputado en las Cortes Españolas a Ramón Power y Giralt (1775-1813). Éste representaba con poderes políticos a los puertorriqueños. La Carta Autonómica fue un pacto legal entre el pueblo de Puerto Rico y España estableciendo el comienzo de la soberanía. El decreto de la Constitución Autonómica para Puerto Rico era una extensión de las libertades ya adquiridas con la Ley Electoral de 1870. Este documento histórico concede a los puertorriqueños la libertad para comenzar sus reformas administrativas y políticas. ¿Qué importancia tiene La Carta Autonómica? Muchísima. Antes de esta aprobación toda actividad política y económica en PR estaba controlada por el régimen de España. Esta reforma concedía a los puertorriqueños las facultades para formar un Gabinete de Gobierno, Secretario de Justicia, Instrucción Pública, Obras Públicas, Comunicaciones, Agricultura, Comercio e Industria, poderes para desarrollar los gobiernos municipales y el poder absoluto de iniciar tratados de comercio con otros países (contrario a lo actual bajo la colonización de EEUU).

La Carta Autonómica representaba la máxima manifestación de autogobierno para las colonias de ese tiempo. En marzo, 1898 los puertorriqueños comenzaron inmediatamente las elecciones para establecer la Asamblea Legislativa. De las elecciones salió triunfante Luis Muñoz Rivera y su Partido Liberal Autonomista. Alcanzar la cúspide de este derecho de la soberanía nacional del puertorriqueño ante el régimen español fue el resultado de numerosas batallas políticas y levantamientos armados, antes y después de la insurrección armada de aquellos patriotas en 1868: El Grito de Lares.

Invasion EU PR

El ejército norteamericano invade a Puerto Rico en 1898

La Invasión Americana a Puerto Rico


BA Nisandra TorresLamentablemente, por otro lado, se encaminaba EEUU en su osadía de expansión territorial para su basta comercialización y para continuar con su evolución hacia la industrialización. Entre 1842-1846 había invadido los territorios de Méjico: Texas - California y luego se dio la Guerra EEUU vs Méjico (1846-1848); en 1867 había comprado el territorio de Alaska a Rusia por $7,200 millones, en 1875 los misioneros cristianos estadounidenses controlaban más del 80% de las tierras cultivables de Hawaii; y en 1898 comienza la Guerra Hispano-Americana entre EEUU y España. En febrero, 1898 una explosión destruye el buque Maine en el puerto de la Habana, Cuba. Los independentistas cubanos dentro de su lucha libertaria prácticamente habían derrotado a la milicia española y se encaminaban hacia su total liberación. Por razones políticas, EEUU exige a España que se retire y le otorgue la independencia a Cuba. España resiste y EEUU le declara la guerra. En la Guerra Hispano-Americana, EEUU invade a Cuba, Puerto Rico, Guam, Filipinas y Hawaii. Los cubanos no cedieron su autonomía y prosiguieron la lucha por su libertad. Sin embargo, no corrieron la misma suerte los demás territorios. El 25 de julio de 1898 EEUU invade a PR. Los puertorriqueños combatieron las fuerzas norteamericanas, pero cayeron ante su poder militar y el 10 de diciembre de 1898 EEUU y España firman en París - El Tratado de París y así la Corona Española cede como botín de guerra la isla de Puerto Rico a EEUU.

Indiscutiblemente, la hegemonía de España iba rápidamente descendiendo en el Nuevo Mundo marcada por innumerables batallas de sus colonias en diferentes regiones de América. Al lado contrario, EEUU iba en ascenso escudriñando incontrolablemente su expansionismo territorial. Sin tener la oportunidad plena de desarrollar su soberanía quedaron atrapados nuevamente los puertorriqueños bajo el yugo de un nuevo imperio…

*Primer artículo: La Junta Fiscal o Gobierno de facto: El Estancamiento Político de Puerto Rico

*Para ordenar libros de Juan “Bertin” Negrón Ocasio puede escribir a This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it..