Opinión

Category: Opinión

Por Juan “Bertin” Negrón Ocasio

Presidencia de Trump

Juan Bertin Negron OcasioOPINIÓN - Podría decirse que todos los políticos mienten y que ninguno dice siempre la verdad todo el tiempo. Pudiera ser injustificado que todos nunca dicen la verdad, pero no es cierto. Hay políticos que dicen la verdad si les conviene y usan datos a conveniencia para la opinión pública. En limitadas ocasiones, existe gente con buenas intenciones y son serios en sus funciones públicas. Quizá como aguja en un pajar pueden encontrarse. Sin duda la gran mayoría es corrupto voluntario o involuntario porque para los ojos de la verdad, si es enjuiciado y cae culpable, es corrupto.

El presidente de EE.UU. no es un político, pero cae en una de las categorías. Es un mentiroso. Hay cientos de mentiras que podrían redactarse para demostrar la veracidad de este señalamiento. Imposible en esta columna, pero puede encontrarlas en el New York Times: “Trump’s Lies”. Una de sus horribles mentiras es que nunca promovería una guerra. Aquellos enlistados en el ejército, esperen, no guarden la mochila todavía.

Un estudio realizado recientemente por Douglas Krinera, Profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Boston, y Francis Shen Profesor de Leyes de la Universidad de Minnesota, comparando las elecciones presidenciales de 2012 y 2016 descubrieron correlación entre los votos a Donald Trump por personas afectadas por muertes de militares en guerra. Basados en el cotejo concluyeron que en “ciertas regiones” en los pasados 15 años hubo una concentración alta de bajas militares en acción. Con la esperanza que tenían “esas poblaciones” de que la nación no se envolviera en una guerra depositaron su fe en manos de Trump. Encontraron interesante que los llamados “swing states” (estados fluctuantes), podrían determinar las elecciones, tales como Wisconsin, Pensilvania y Michigan, y hubieran decidido votar por Hillary Clinton, pero tuvieron un alto porcentaje de “bajas en las guerras”. La Clinton nunca se comprometió no apoyar una guerra. Trump mintió y dijo que estaba en contra de la guerra. El estudio limitó la raza, ingreso, educación, y población de áreas rurales y veteranos como “variables controladas”. No obstante, el control fue insignificante porque la causa de tener “altas bajas militares” hizo que los afectados se inclinaran en votar por Trump. La promesa contra la guerra quebrantó para el presidente cuando bombardeó a Siria. Es esa su apertura.

Lab Sagrada Familia

Hace unos días Trump comenzó su búsqueda de apoyo mundial para formar una coalición. ¿Es necesaria la guerra en estos momentos para EE.UU.? ¡Sí! Por dos razones fundamentales. El país agoniza en una recesión económica que no se recupera desde 2008 cuando desplomó la banca nacional. La deuda de Estados Unidos, de acuerdo al Departamento del Tesoro, es de $23 trillones. La economía está estancada y existe mucha incertidumbre. Las guerras, créanlo o no, es un motor que estimula las subestructuras de la economía. Por otra parte, Trump está encasillado por los Senadores. Desconfían de sus posturas políticas internas e internacionales. No hay que demostrar tampoco que la Casa Blanca está en trifulcas constante como grillos en tiempo de sequía. Aunque lo niegue el presidente. Las necedades de Scaramucci (Exdirector de comunicaciones) fueron evidentes en los noticieros nacionales. Las intervenciones exteriores de elementos anti-nacionalistas americanos en las pasadas elecciones llevaron a Senadores dudar de sus erráticas posiciones. Las investigaciones por el Comité de Inteligencia del Senado lo comprueba. Cuando el río suena es porque agua trae. Una guerra sacaría al presidente y al Partido Republicano del ojo público. Jamás Trump metería las narices en Corea del Norte, así que el mangó bajito es el Medio Oriente: Siria, Afganistán o Iraq, quizá Irán.

En realidad la campaña de Trump se basó en electores olvidados por políticos y uno de estos sectores, como bien se recuerda, fue la administración de veteranos y los escasos beneficios que ofrecía a soldados que regresaron sin extremidades del cuerpo, dislocados y veteranos en general. Dada esas circunstancias aquellos afectados por la guerra no deseaban ninguna otra.
Concluye el estudio que Trump no ganará las elecciones de 2020 de decidir postularse nuevamente a menos que mantenga una conexión extremadamente sensitiva por estas poblaciones donde hubo pérdidas de seres queridos en guerras.

Hasta hoy lo demostrado por el Presidente Trump y lo que haga mañana es una auténtica incertidumbre.