Policía
Category: Noticias

Los legisladores municipales buscaran establecer la no colaboración de la Policía Municipal con cualquier entidad que investigue o enjuicie a los que violen el estatuto federal.

Delegacion PNP

Foto: Delegación PNP en la Legislatura Municipal. Edgardo Rentas, Jesús "Chu" Morales, Keyla E. Torres y Adrián Rodríguez

VILLALBA, Puerto Rico - La delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) de la Legislatura Municipal de Villalba radicó esta tarde un Proyecto de Ordenanza para rechazar la imposición del Congreso de los Estados Unidos de América de la prohibición de las peleas de gallos en Puerto Rico.

A tal efecto, la minoría del PNP buscará establecer, como política pública, que la Policía Municipal no colabore con agencia o entidad alguna, federal o estatal, que se dedique a la investigación y enjuiciamiento de individuos que violen la mencionada acción congresional.

“El Municipio Autónomo de Villalba rechaza la imposición del Congreso de los Estados Unidos sobre la prohibición de las peleas de gallos en Puerto Rico por interferir en el derecho y los procesos democráticos de todos los puertorriqueños”, expone el PNP en el mencionado documento.

Mary Kay

La Ley Núm. 98-2007, mejor conocida como ‘Ley de Gallos de Puerto Rico del Nuevo Milenio’ autoriza el deporte de los gallos en Puerto Rico y lo pone bajo la autoridad y jurisdicción del Departamento de Recreación y Deportes (DRD) estatal. Asimismo, autoriza el importe de licencias de las galleras, criadores de gallos y jueces, fija las penas contra los infractores de la misma, crea un programa de fomento a la crianza de gallos de pelea adscrito al Departamento de Agricultura estatal y establece como derecho cultural de los puertorriqueños las peleas de gallos.

Sobre la prohibición impuesta a Puerto Rico, de acuerdo con la delegación del PNP, la misma está contenida vilmente en el Agricultural Improvement Act of 2018, mejor conocido como 2018 Farm Bill.

“En su Sección 12616 se extiende la prohibición de peleas de animales a todos los territorios de la nación norteamericana, los cuales incluye a Puerto Rico. Dicho estatuto ya era de aplicación a todos los estados, es decir, la prohibición sobre peleas de animales. La reciente prohibición se llevó a cabo sin tomar en consideración las de los representantes electos, ignorando una vez más el derecho de los puertorriqueños a la soberanía democrática. Las peleas de gallos son parte de la historia y de la idiosincrasia puertorriqueña. Por tal razón, le corresponde de manera exclusiva a los propios puertorriqueños, a través de su proceso y estructuras democráticas, decidir sobre aspectos que inciden directamente sobre su composición social y cultural”, resumió el escrito.