Category: Noticias
View Comments

“...quienes critican que abra una tercera función no lo hicieron cuando donó $100 mil para SER de Puerto Rico. ¿Por qué para unas cosas celebran y para otras no? Eso es una verdadera hipocresía política.”

Willer Velez con Ricky

Foto: El gobernador Ricardo Roselló y el joven comerciante Willer Vélez

SAN JUAN, Puerto Rico - El aspirante a la presidencia de la Juventud del Partido Nuevo Progresista (PNP), Willer Vélez, le salió al paso a los jóvenes del Partido Popular Democrático (PPD) que criticaron al gobernador, Ricardo Rosselló Nevarez, por solicitar al cantante de música urbana Bad Bunny que abriera una tercera función de la presentación que realizará en diciembre próximo.

“Como parte de la juventud del PNP y de la juventud puertorriqueña respaldo las expresiones del gobernador de pedir un tercer concierto. Algunos personas, por razones políticas, han emprendido un ataque contra Bad Bunny y el pedido del gobernador, lo que no han hecho con otros exponentes del género cuando políticos del PPD los apoyan”, argumentó Vélez. “Bad Bunny es un ejemplo de que con trabajo y esfuerzo se puede salir adelante a pesar de los obstáculos de la vida; y eso hay que reconocerlo."

Lab Sagrada Familia

Siguió diciendo que, en tan sólo unos meses, el artista ha visitado varios países y ha colaborado con otros artistas internacionales en varios proyectos musicales.

“Además, quienes critican que abra una tercera función no lo hicieron cuando donó $100 mil para SER de Puerto Rico. ¿Por qué para unas cosas celebran y para otras no? Eso es una verdadera hipocresía política”, señaló.

“Apuesto que quienes lo critican, ellos o sus hijos, escuchan sus canciones y lo más seguro se conocen la lírica. Seamos honestos y dejemos criticar por criticar por la mera politiquería”, destacó Vélez.

Afirmó que una tercera función de Bad Bunny significaría un ingreso aproximado de $150 mil en IVU para el Gobierno de Puerto Rico y $1.5 millones para la economía del país, incentivando así el desarrollo económico. “En momentos como los que vivimos, no se vale criticar por criticar y más aún sin fundamentos. Si objetan una tercera función del concierto de Bad Bunny simplemente porque el gobernador la solicitó, ellos le están diciendo que no a los empleos directos e indirectos que esto fomenta y a una diversión social que tanto necesita nuestra gente”, concluyó Vélez, quien también es comerciante.