Category: Noticias

El senador Rodríguez Mateo dijo que los confinados merecen mejores servicios de salud, de educación y de rehabilitación.

Rodriguez Mateo salud poblacion correccional 

EL CAPITOLIO - El senador del Distrito de Guayama, Carlos Rodríguez Mateo, presentó la Resolución del Senado 825 que le ordena a la Comisión de Salud del Senado de Puerto Rico realizar una investigación exhaustiva sobre el estado de salud de la población correccional en Puerto Rico.

Esto porque el senador tiene dudas sobre la calidad de los servicios de salud que recibe la población correccional del país. “Me llama mucho la atención la enorme cantidad de dinero que, supuestamente, se invierte en la salud de nuestros confinados. Yo tengo mis serias dudas en cuanto a si los servicios que recibe la población correccional en Puerto Rico son de calidad”, señaló. “Los servicios de salud no sólo deben ser accesibles a éstos, sino que también tienen que ser de calidad, efectivos y, sobre todas las cosas, eficientes”, enfatizó el también Presidente de la Comisión de Salud Ambiental y Recursos Naturales.

Rodríguez Mateo siguió diciendo que los confinados merecen mejores servicios de salud, de educación y de rehabilitación. “Aquí hay un problema bien serio, de entrada de drogas a las instituciones que afortunadamente ha disminuido con esta administración. Yo estoy convencido de que el Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR) históricamente no rehabilita.”

Nisandra Torres

Aseguró que cree en la rehabilitación del confinado, y como muestra de esto recordó que a lo largo de sus ocho años como alcalde del municipio de Salinas, dijo que empleó a confinados que, en la actualidad, son hombres que contribuyen al país.“De hecho, en la primera etapa le di trabajo a 12 y terminé con 60, quienes en la actualidad son hombres que contribuyen al país. Cabe destacar que gracias a esa iniciativa, al día de hoy hay más de seis exconfinados trabajando en el ayuntamiento”, aseguró.

De acuerdo con la exposición de motivos de la R. del S. 825, “la población correccional, dado su reclusión penitenciaria, se encuentra vulnerable ante la precariedad de los sistemas y servicios de salud que, actualmente, experimenta Puerto Rico. Indudablemente, esto es una realidad que permea no sólo en la población general, sino en la población institucionalizada del país”.

“Los servicios de salud correccional no han cumplido con sus propósitos encomendados: mantener en buen estado de salud a la población correccional. Es necesario y pertinente realizar una investigación detallada, que arroje todos los datos relacionados a la prevalencia e incidencia de enfermedades en esta población. Así como también, información relevante sobre el promedio de visitas a citas médicas, estadísticas de mortalidad y morbilidad general y acceso al uso de medicamentos recetados, entre otros datos pertinentes al estado de salud correccional en Puerto Rico”, agregó.