Policía
Category: Noticias

De la misma manera, los vecinos aseguran que ni el representante Urayoán Hernández, ni los senadores por el distrito, Alex "El Chino" Roque y Carlos Rodríguez Mateo, han visitado este sector.

Sector Corillo

VILLALBA, Puerto Rico - Más de tres meses luego del paso del huracán María por Villalba, nadie en el gobierno municipal se acuerda de las 15 familias del sector Corillo, en la carretera PR-149, que están sufriendo la falta de acceso seguro a sus hogares, situación que a su vez provoca otros problemas de seguridad y de condiciones sanitarias para estos vecinos.

El pasado 20 de septiembre de 2017, el huracán María derrumbó un pequeño puente sobre una quebrada, único acceso que tenían estas familias para llegar hasta sus hogares desde la carretera 149. Siete días más tarde del desplome de la carretera, la profesora Iris Rivera, residente y portavoz del sector, acudió al Municipio para solicitar asistencia para su comunidad. En primer lugar se consideró abrir paso por la antigua carretera 550, pero se descartó la idea. Entonces, nueve días después del paso de María, personal del Municipio abrió el camino que actualmente le da acceso a las residencias.

Ante este problema, los residentes presentaron sus querellas ante los funcionarios del gobierno municipal y central por la falta de atención a su comunidad. "Y fue el único día que el alcalde pisó esta comunidad", acentuó la señora Nery Farhan, otra de las vecinas afectadas, sobre el día en que personal del Municipio abrió el camino. "El alcalde quedó conmigo en traer una 'mogolla'...'mogolla' que nunca ha llegado", añadió, por su parte, la profesora Rivera.

Parrocoop

El camino que se abrió es uno bastante empinado, y cuando llueve es imposible entrar o salir en vehículos. Los residentes cuentan que han tenido que hacer "rapelling" para entrar y salir con una manguera que el residente José Alberto Salls habilitó. El último recurso fue conseguir 'mogolla' y aplanar el camino con palas para mejorar las condiciones del mismo, aunque obviamente es imperativo el asfalto que los vecinos solicitan.

En su lugar, los residentes han recibido ayuda de personas particulares y han invertido dinero en mejorar las condiciones del camino, pero nada ha resuelto la dificultad que representa el acceso, al extremo de que muchos de los residentes han optado por dejar sus autos a la orilla de la carretera principal PR-149 y bajar y subir el camino a pie, dejando a la suerte durante la noche sus vehículos, amén del riesgo de sufrir un accidente en el empinado y oscuro camino. Sin contar las ocasiones en que tienen que bajar por el acceso cargando comestibles y gasolina para los generadores.

"¿Usted sabe qué yo hice?", pregunta Salls. "Vendimos la guagua, porque no subía (por el camino). Y para dejarla allá (en la 149) y que se la roben, la vendimos." Por su parte, Iris Rivera señaló que no ha bajado en su auto desde que el Municipio abrió el acceso. "La guaguita gris que está allá arriba (en la 149), vive allá desde que abrieron ese tramo."

Otro de los problemas que han confrontado las familias de Corillo ha sido la falta de recogido de escombros y de basura doméstica, temiendo un posible problema sanitario. Ante el reclamo que hicieran sobre el particular, Rivera asegura que algún funcionario municipal le señaló que tendrían que subir los escombros hasta la PR-149 para ellos recogerlos, respuesta que consideró una falta de respeto de parte del Municipio hacia la comunidad.

Sector Corillo

La foto muestra el lugar donde sucumbió el pequeño puente sobre la quebrada que era el único acceso de los residentes de este sector para sus residencias.

De la misma manera, los vecinos aseguran que ni el representante Urayoán Hernández, ni los senadores por el distrito, Alex "El Chino" Roque y Carlos Rodríguez Mateo, han visitado este sector. "Ni Alex "El Chino", ni Mateo, ni Urayoán han entrado. Aquí, de los cuatro, que han sido irresponsables con nosotros, el único que entró dos veces fue el acalde."

Otro de los planteamientos que hacen los residentes de Corillo es la incertidumbre de no conocer las gestiones que se pudieran estar haciendo con relación a su situación. Según Rivera, el alcalde contesta todos sus mensajes de texto, pero siempre le dice "Estamos bregando con eso". En el día de ayer, se enteraron de que una compañía de Isabela había obtenido la subasta para la reparación del puente, por voz de un agrimensor que se presentó al lugar. Pero están conscientes de que la reparación del puente tomará mucho tiempo. "Nosotros, al que vemos le preguntamos, porque qué vamos a hacer, si nadie nos dice", apunta la señora Farhan. "Ustedes lo entrevistan (al alcalde), y él habla de todo. Pero de Corillo....coquí, coquí."

"No tener luz, no tener camino, no tener recogido de basura, no tener recogido de escombros...ya es desesperante", terminó diciendo Nery Farhan. "Aquí no ha habido ninguna ayuda del Municipio, ninguna."