Policía

Vida Social

Por Juan “Bertin” Negrón Ocasio

Celebracion

Juan Negron OcasioPuede ser que nadie lo crea, pero el juego estaba a favor de los Ganduleros 0-0. Se había trepado en lo alto del poste para prender el biombo, y rompió las bombillas, por más que se le dijo que las dejara quietas que en el atardecer se iban iluminando poco a poco como el sol en el amanecer, y en la noche al aparecer la luna no hacía falta luz ninguna. Siempre se jugó de noche con los rayos de la luna y de las estrellas en el parque Herminio Cintrón. Lo que sucede es que la gente nunca recuerda y cuando se lo recuerdas, opinan, sugieren, inventan, protestan. En el último juego ocurrió lo mismo. Pero es que los villalbeños son así. No hay quien los entienda. Si no es dinga es mandinga. Si llueve es malo y si llueve demasiado peor; si hace frío es malo y cuando sale el sol, gritan “¡Dios Santo, qué calor!”. Aquel día Willie Pérez le había dicho 100 veces a Palomita que solamente velara la entrada y se encargara de la basura en los alrededores del estadio. Bueno, ya saben lo que sucedió; no hay que volverlo a contar. Si no lo recuerda vuelva a leer el principio.

Add a comment
Read more ...

Por Juan “Bertin” Negrón Ocasio

Dedicado a Héctor “Papo” Díaz:
Orgullo villalbeño.

En memoria de Héctor Díaz (QEPD).

Papo Diaz

Juan Negron OcasioVenía caminando con pasos de plena por la curva con una sonrisa más redonda que una cuca y la mostraba con grandes pedazos de coco. La blancura de aquellas alineadas perlas era algo especial. Nunca ocultó aquel regocijo, aquel orgullo de vecino humilde, consagrado por la virtud de la elocuencia y el carisma. Esa soltura constante, perenne, de hombre de pueblo engrandecido por el clamor de la conversación sensata, exagerada y cordial, era sencillamente respetable y envidiable. Irrefutable. Difícil era sobrepasarle a lo espontáneo a aquel verbo que poseía tan avispado y bien decorado con un discurso político de barrio lleno de razonamiento lógico. Se notaba exageradamente, aparte de la sonrisa campechana, en el caminar cuando lanzaba los brazos sobre el viento, en los cordiales apretones de manos, en aquel adiós juicioso con las palmas de sus manos que regalaba sin prejuicio a los vecinos, en su chillido saludo, su peculiar personalidad. La singularidad manifestada de un villalbeño.

Add a comment
Read more ...

Por Juan “Bertin” Negrón Ocasio

Conexion Bochinche

Juan Negron OcasioHubo increíble conmoción. Alboroto continuo. Sabía nadie cómo ocurrió el jakeo. Ninguno se preocupó hasta que Chano gritó en aquella reunión confusa que el pueblo fue engañado. Todos los cófrades acordaron, sin contar la mayoría de los que por sus razones no participaron en misteriosas conferencias, que posiblemente habría un Wirikitilikeo, o sea, se robarían las elecciones. “¡Se las van a robar!” - gritó a to’a boca. Los concurrentes se paralizaron. Con ojos de caballo muerto todos se horrorizaron. Las mujeres se taparon las bocas con ambas manos como tratándose de un incrédulo bochinche de barrio de mala muerte.

Add a comment
Read more ...

Por Juan “Bertin” Negrón Ocasio

Bertin en Japon

Juan Negron OcasioDespués del enorme cansancio de subir y bajar cuestas pa 'rriba y cuestas pa 'bajo de todos los barrios de Villalba, barrios con falta de caminos, sin brea, llenos de piedras; y de tanto cruzar ríos sin puentes y pasar por valles de día, montañas en la oscuridad, y las trilláh de perros Chin Goh…me cansé de Villalba. Le añadí a la excusa de irme la maldita economía, y el tirijala de la politiquería que me tenía en un patín. ¡No aguanté más! Así que me fui lejos. Cogí la primera lancha que salió de Cataño, pasé por la Isla Nena, crucé el canal de Panamá y llegué a un lugar extraño.

Add a comment
Read more ...

Juan “Bertin” Negrón Ocasio

Los villalbeños llaman Ace a todos los detergentes de lavar ropa.

detergente-ACE

Juan Negron OcasioEn muchas ocasiones, en la calle o en la casa, decimos las cosas como las aprendimos, como las escuchamos, sin importar las tantas veces que el maestro de español nos corrigiera en el salón, que pudo ser una humillación nunca olvidada, menos para los charlatanes, sinfonía de humor que se iría desplazando de boca en boca por todo el pueblo. Para otros, una lección de vida que ayudaría a no cometer tantos errores en la comunicación verbal como mandan las leyes de la expresión virtuosa del castellano. Luego aquellas cátedras de los filántropos maestros las usaríamos para corregir a los súbditos de nuestro vecindario, quizá a nuestros propios padres en la casa. ¡Dios nos libre que lo hagamos en público!

Add a comment
Read more ...

(Cara ‘e Palo)
Por Juan “Bertin” Negrón Ocasio

¡Qué en paz descanses, dámele saludos a San Pedro!

mourning

Juan Negron OcasioEn ocasiones las mayorías de las circunstancias desagradables que nos ocurren en la vida son imprevisibles, inesperadas, y uno se encuentra atollado en camisa de siete varas. Por tal motivo, nadie es dueño de su destino. Pero hay otras que son muy simpáticas y graciosas, otras tristes. Me he encontrado pensando a veces en cosas que haría si me encontrara en cierta situación, o pienso en cosas que posiblemente diría en ciertas situaciones. Creo que podría llamarse anticipar un evento. Buenos ejemplos de anticipar serían, si voy manejando y veo a mil pies de distancia que la luz del semáforo cambió a roja, pues anticipo que más adelante tengo que detenerme, así que, freno la velocidad. Si voy para el mercado me aseguro llevar suficiente dinero para lo que voy a comprar. Anticipar puede evitarnos numerables inconvenientes. ¡Imagínese la cara del cajero o la cajera del supermercado después que ha registrado la compra de veinte mil artículos, y usted no tiene ni dinero ni tarjeta de crédito para pagar! ¡Di’ta sea, diría, mirando el techo buscando lo que no ve!

Add a comment
Read more ...