Policía
Category: Vida Social

Por Juan “Bertin” Negrón Ocasio
“El que cree en mi vivirá en
el paraíso de la sabiduría.
Yo soy la restitución de
la palabra.”
San Bertin

Roguemos

Roguemos:

Juan Negron OcasioOh, santo Pueblo misericordioso, reza junto a mí y únete a esta plegaria de compasión y látigo para que llegue el perdón a todos aquellos que han manchado el provenir y el progreso de nuestro país, y perdonados podrán irse para el buen carajo, y dadle el mazacote terrenal con el látigo sagrado de tus sabias decisiones cuando sufragues el voto en la cárcel de las urnas.

(Perdona dios santo a los que se jodieron ya porque votaron el voto por los perdedores y posiblemente también por los que ganaron. No los dejes abandonados. Acompáñalos hasta los próximos cuatro años o si no tienes tiempo por lo menos envíales a San Lázaro, no, mejor envíale otro. El que tu elijas pero no a Lázaro.)

Oh Pueblo, no permitas que los malhechores te abrumen el templo de tu hogar todos los días y las horas con sus falsas promesas y sigan ahogándote en el fango de la pulcritud de la esperanza. No permitas, Oh divino Pueblo, que sigan engañándote; abre las alas del paraíso de tu pensamiento y bautízate con el agua bendita de entendimiento del engaño y la mentira.

Oh, Pueblo amado de mis profundos pesares, ayúdame para poder ayudarte a comprender que aquellos que hicieron promesas falsas y se bañaron en las aguas de perdición y corrompieron la confianza de tu de-voto sagrado no merecen jamás que se vuelvan a santificar en una oficina de confianza por su chabacana cara de vidrio y carencia de sensibilidad; que estos bandidos, Oh castígalos Pueblo, porque te negaron oportunidades cuando estuvo en sus manos ayudarte a echar pa lante, abusaron de tu humilde cordialidad, no permitas que repitan lo que tantas veces han hecho. Hazlo por tu sagrado porvenir y el de los tuyos que están igualmente jodidos como tú.

Oh, desaventurado Pueblo, lleno de compasión por tus amigos, familiares y tu noble comunidad, arranca de tu ser la cobardía de elegir gente decente, que han demostrado con sus actos, no con palabras soberbias y arrogantes, que los valores, la moral y la ética va por encima del bochinche, las malas acciones, las malas palabras y los insultos; no permitas que esos bandidos vuelvan a ocupar un espacio en donde volverán a sentenciarte a la pobreza, a la esclavitud, al desempleo, a la creación de proyectos que te llenarán de deudas impagables, y te disminuirán los servicios básicos de vivienda, educación y salud; no permitas que te vengan con el mismo cuento bobo de siempre que las leyes están fuera de su alcance y que los “otros” son los culpables. Recuerda, Pueblo de mi más templada conmoción, que ellos también son los “otros”. Pueblo de buena fe y de altísima inteligencia sacúdete y no le permitas que el engaño continúe con lo mismo de hace más de 68 años.

Licencias-La-VegaOh, Pueblo de altísima memoria, y no de amnesia, no permitas el “borrón y cuenta nueva”, recuerda que esa cuenta ya hace mucho tiempo se le ha renovado muchísimas veces y siempre sigue el atraso y el crédito de esos ingratos y buscones que no tienen credibilidad ni con la Junta Santísima que ha mandado el más alto poder que los gobierna y los humilla, y les ha creado un sal pa’ fuera que ni ellos mismos entienden, porque están más enredaos que una lata llena de lombrices. Da oportunidad a tus grandes virtudes eres sabio, inteligente, soberbio de vanidades y falacias; defiéndete de los diabólicos insultos que eres un ser sin voracidad de crear y ser útil a la patria y no permitas que te digan que no tienes inspiración para levantarte, no permitas que sigan con el mismo chanchullo para mantenerte oprimido.

Te pedimos, Oh Pueblo, (¡Despierta Coño!), todo esto y mucho más por el futuro y el bienestar de todos en nombre de las generaciones, de tus hijos, por tu madre, y todos los demás.

¡A ti Dios Santo Todopoderoso, si después de las elecciones el noble pueblo puso otra vez fe en los mismos buitres, te pido por medio de las 11 mil Vírgenes los cientos de Santos y Nuestro Divino Señor, quien sufrió también atropellos sociales, perdónalos a todos que no saben lo que les espera!

¡Nema!