Policía
Category: Vida Social

Por Juan “Bertin” Negrón Ocasio

antigua-urb-La-Vega

Urbanización La Vega

Juan Negron OcasioDespués de tanto caminar por los montes, barrios, jaldas y caminos por fin encontré unas cuantas personas, algunas de la gente que tanto buscaba. No hubo mucho desespero porque no tenía prisa en llegar a ninguna parte. Mi impaciencia consistía en la euforia de encontrarlos y verlos y hablar con ellos y abrazarlos y saber que todavía estaban dando cantazos por la tierra, digo por el pueblo. Sin duda, algunos ya se habían ido a dar cuentas a San Pedro y otros se fueron sin nadie saber adónde y otros buscando un mejor destino cruzaron el enorme charco salado y fueron a tener a Niuyersy, Niuyol, Coneticut, Florida, Tejas y hasta en Alaska hay unos cuantos villalbeños. Así me lo contaron y así yo lo paso pa’ lante. Hablo por boca de otros.

Lo que no digo por otros es lo que había escrito en las memorias del tiempo cuando crucé cuanto rincón hay en pueblo. Me fui otra vez después de 30 años en busca del destino que nunca encontré. Sí encontré muchas sorpresas. ¡Nadie me conocía! Peor, nadie conocía a quienes yo buscaba. Se me nubló el coco como neblina que cubre los montes. Fueron grandes momentos de reflexión que me rompían la azotea, si estaba adonde debía estar o si me había estancado por los caminos del pasado, pero todo cambia con el tiempo e indiscutiblemente la gente también. Los caminos ya estaban pavimentados, había postes con luz y electricidad, aceras en algunas partes y muchas casas construidas en cemento; carros nuevos de distintos modelos, uno que otro clásico bien refinado, bueno en resumen mucha urbanización, por supuesto, depende con el cristal con que se mire, avances sociales.

-Buenas tardes.

-Buenas tardes, señor- me contestó una jovencita en pantalones bien cortos (por no decir bien pegados).

-Estoy buscando a Tito. Sabe dónde puedo encontrarlo.

-No. Aquí no vive ningún Tito. Yo soy Chiqui, mucho gusto, y me insinuó una mirada muy insinuada.

-Juum! Juro que vivía aquí- dije bajito.

-¿Quiere café?

- Se lo agradezco, pero hace un calor pelú. No tiene agua mejor.

-Oka, pase.

-Gracias, pero mejor espero aquí -y miré al cielo. Busqué en el patio una sombra que no había.

La muchachita me trajo una botellita de Poland Spring. La cual me tomé de un sorbo. Me encontraba en Cerro Gordo y aunque el carro tenía acondicionador, no cargué agua potable conmigo y el sol estaba como maicroweif.

-Tenía sed, ah. ¿Está seguro que no quiere entrar? – insistió.

-No, adiós y gracias por el agua. Que pase buen día.- Y seguí mi camino rápido perdido en esos pensamientos de dudas que a veces atacan a uno. ¿Qué se habrá hecho Tito?

Ya había recorrido San Juan Evangelista, la Barriada Barceló, Hoyo Vicioso, El Puente, el Barrio Chino y otros sectores adyacentes al Pueblo. Estaba trepao por allá en Cerro Gordo después de haber pasado por La Carrera, Hatillo, Higüero, Toa Vaca y El Cercao.

Sudao estaba trepao por Cerro Gordo Arriba en busca de Chelo. Tampoco lo encontré. Seguí. Igual que la vez anterior, con una escena totalmente distinta, me da la bienvenida una señora bajita con un poco más de libras que lo que podía soportar cualquier otro cuerpo.

-Hola. ¿Cómo está, doñita?

-Buenas tardes, cariño- me dijo carialegre.

-Estoy buscando a Macho.

-Un momento- respondió y se esfumó.

En mi pensamiento Macho fue un ser humano increíble de muy buena actitud, pelo largo negro hasta los hombros, dentadura blanca marfil y un semblante alto, espigado, atlético de una sonrisa de tucán. De momento sale un señor barrigón, calvo y sin varios dientes arriba, y en la parte abajo un túnel.

-¿Qué pasó?- preguntó o saludó, no sé. Abrí los ojos espantao.

-¿Macho?- pregunté medio asustao.

-Si soy yo, qué pasó- replicó con cara de mala gente.

-Soy yo, Juan- dije sonriente, placido, embriagado de regocijo, esperando el gran abrazo aquel que una vez nos dábamos en aquellos encuentros de grandes amigos…

-¿Quién?- respondió como el que no escuchó.

-Bertin…- dije sin más remedio.

-Aaaa…aahh, qué haceh, cómo estáh- respondió medio soso.

Me senté en las escaleras del balcón largo rato y no recuerdo si hablamos. Perdí comunicación con el mundo durante el breve desilusionado momento que estuve allí. No hubo bienvenida ni café ni agua ni nada. Hasta que decidí por mis desacostumbrados esfuerzos despedirme.

-Nos vemos pronto.

-Oquey cuídate.

-Buenas tardes- me fui pasmao.

The-little-houseEntendí un montón de cosas en un instante que el tiempo, la distancia, las ideas, lo que eres y lo que serás determinarán cómo los demás te perciben después de largo tiempo de ausencia. Me serené y embuché lo mejor de mi travesía (la vida es muy corta para pensar en disparates).

Lo único irónico con gran júbilo fue que con el tiempo deduje que el apodo es más importante que el nombre propio. En aquella travesía fueron muchos los que me llamaron por mi apodo. Macho es solamente un ejemplo de tanta gente que encontré. Entonces por esas cosas ingenuas de mi vida comencé a recopilar los apodos de gente que he tenido el honor de conocer.

Quisiera aclararle que si usted tiene un apodo es posiblemente uno de los cientos de miles famosos que han pasado por Villalba que nadie conoce por su propio nombre.

Aquí están los famosos que nadie conoce por su propio nombre:

Félix Luis Arroyo Rodríguez = Güi
Maritza Negrón Aponte = Mary
José Miguel Rivera Cintrón = Migue
Carlos Sánchez Colón = Charly
Luis Dorian Pagan = Papo
Mercedes Ríos = Tete
Diomedes Avilés = Wilito
Antonio Negrón Maldonado = Tony
Justiniana Colón Torres = Justa
Carlos Negrón Colón = Charlie
Jossean Santiago = Jo
Luis Nuñez = Guelo
Eudosia Aponte Torres = Dosia (QEPD)
Junior Santiago = El Loco Adams
Wilfredo Negrón = Wito (QEPD)
Lucilda Caraballo = Lucy
Héctor Díaz = Papo
Raúl Pérez = Pécora
Minerva Alvarado = Mimí
Víctor Manuel Marrero Negrón = Magú
José Velázquez = Che
Luis Miguel Ortiz = Luismi
Sigfredo Carrión = Freddy
Eduardo Maldonado = Hunga
Luis Javier Hernández Ortiz = Javy
Iván Martínez = Iván La Cabra

He aquí algunos que nadie sabe sus nombres:

Tranquita, Yabucoa, Campano, Cholo, Pirile, Opi, Miguel Juguito, Chey, Colo, Lala, Chamo, Faisán, Yeyo, Panamá, Chencho, Loló, Boliche, Margaro, Jacinto, Marcola, Cachún, Carolo, Guelín, Sinfo, Pistolita, Chande, Chivén