Policía
Category: Vida Social

Por: Profesor Carlos A. Marrero

positive thinking

Carlos MarreroDESDE MI ESCRITORIO: Creo que a muchos nos ha pasado o nos puede estar pasando, que vivimos tan a prisa, que sólo podemos reconocer ese estado de actividad diario, cuando nos enfermamos o un ser querido se enferma o se muere, cuando perdemos los momentos que nos provocaban alegría y sosiego o simplemente, cuando las cosas que hacemos son tantas, que no podemos disfrutarlas en esencia. De ser así, es momento urgente de hacer un ˝parada˝ y reflexionar.

El mundo que vivimos va muy acelerado, nuestros múltiples roles, las necesidades que tenemos que cubrir, las batallas internas, las metas que nos hemos trazado...en fin, todo tiene un impacto en la vida, pero si no decidimos regular todo lo que tenemos, de un momento a otro, puede ser demasiado tarde.

Centro Ahorros

Brevemente, analizaré sobre la enfermedad de Dayanara Torres. Ella esperó por siete años, desde que sintió aquella masa en la parte atrás de su rodilla, pero por seguir en sus faenas y roles, dio largas al asunto, y ahora tiene cáncer en la piel. Por otro lado, nuestro querido Manny Manuel, con el respeto que merece, ha batallado por años con el problema que ya todos sabemos, y lo más posible, porque tiene que seguir luchando y trabajando, no lo ha atendido como merece. Hoy, sufre un dolor, que igual al que Dayanara, los ponemos en oración, y sólo deseamos verlos bien. ¿Qué quiero decir con esto? Que es momento de pensar qué estamos haciendo, para qué lo hacemos, y si vale la pena ir tan de prisa, no sea que de repente, nos estrellemos con el monstruo que nosotros mismos hayamos formado por vivir en automático.

A ti que me lees, te invito a mirar al cielo y a pedir dirección al Creador. No podemos perder la esencia de la vida. Valorar las cosas pequeñas, la familia, los amigos, la pareja, una buena conversación... Todas tus tareas, ponlas en orden de prioridad. Recuerda que cada día trae su propio afán, y en momentos queremos devorarnos el mundo y no nos damos cuenta de que podemos estar trazando el camino para una enfermedad, una pérdida de un ser amado, o lo más triste, un camino que nos lleve a perder nuestro propósito de vida.

Estamos a tiempo de rescatarnos, de vivir. Recuerda que el camino a la felicidad se gana con reflexión y reorientación, y todos, merecemos ser felices. Analicemos cómo estamos viviendo. Hazlo por el ser que más debes amar: tú.