Policía
Category: Vida Social

Por: Profesor Carlos A. Marrero

Gratitud

Carlos MarreroDESDE MI ESCRITORIO: Desde temprana edad, los seres humanos vamos descubriendo distintas capacidades, intereses, gustos, y es así, como vamos formando nuestra personalidad y delineando lo que queremos ser. Luego llegamos a adultos y por el cargado tren de vida, el trabajo que realizamos, las expectativas de los que nos rodean, o simplemente porque es necesario hacer algo para subsistir, nos olvidamos de ser lo que realmente queríamos. Algunos ejercen su profesión con amor, pero no necesariamente con la felicidad y el placer que provoca estar en lo que más les gusta. Mientras tanto, otros hacen decenas de cosas al servicio de los demás, pero dentro sí, queda el anhelo, la melancolía, el reproche y hasta la frustración, porque han dejado de “ser” para simplemente “hacer”. Si te identificas con lo que estás leyendo, ve descifrando si estás “siendo” o “haciendo”.

Cuando un ser humano logra “ser”, hace lo que le dicta su corazón. Es feliz porque se lanza a realizar su sueño, el cual puede ser la burla de otros. Un ser humano llega a “ser” cuando emprende un proyecto desde su alma, porque lo hará feliz a él primero, y luego a los demás. Uno llega a “ser” cuando se atreve a dejar la zona de comodidad para lanzarse desde cero a cumplir el propósito de vida para el cual sabemos que fuimos llamados. El hombre o mujer que se dedica a “ser” es sencillamente más productivo, feliz y de bienestar para los que le rodean. Esto es así porque no sentirá molestia o imposición por sus ejecuciones. Lo que hace, es lo que el o ella quiere hacer.

Farmacia San Antonio2

Con esto les quiero invitar a emprender lo que tienen en su corazón. Ante un sueño que tengo de siempre, mi amigo, el Dr. Elisamuel Martínez, me recordaba con sabiduría las siguientes palabras: “Si Dios ha puesto algo en tu corazón, es desde el amor. Eso que anhelas, no viene desde el miedo. Lánzate a “ser” y deja ya de hacer y hacer para otros”. Y esto hoy se lo comparto a ustedes.

Amigos, este tiempo que estamos viviendo es uno para soñadores, para personas atrevidas que quieren ser libres y servir a la sociedad desde la esencia de lo que son. No pongas ya límites a lo que el Creador de tu vida y el universo te están llamando a “ser”. Tu talento escondido, profesión soñada, tu proyecto de bienestar social anhelado, tu negocio visualizado, en fin, lo que te convertirá en un ser humano completo, está esperando ya para desarrollarse y ser de impacto para tu entorno. Quizás dejarás lo que tienes ahora, pero lo que viene, es grande y de bendición. Atrévete, este es tu tiempo.