Policía
Category: Vida Social

Por: Profesor Carlos A. Marrero

Recuerda que el que desvía la mirada de la meta, se puede tropezar y ése, no puedes ser tú.

concentrate

Carlos MarreroDESDE MI ESCRITORIO: Este año que acaba de pasar, me dejó una gran enseñanza. Siempre he hecho las cosas que deseo, con intención de bien, de aportar al cambio, de llegar a la gente con amor y, sobre todo, de dejarme sentir por transparencia y verticalidad. En momentos, he sido afortunado por recibir el agradecimiento y el valor de personas, antes mis acciones. Eso lo atesoro en mi corazón, y me impulsa a seguir. En otros casos, he sido atacado, criticado a mis espaldas y aún dando todo por el bien de alguna causa, proyecto o trabajo asignado, siempre he tenido detractores. ¿Quién no?

Fue entonces, cuando en el 2018, escuché al pastor Joel Osteen mencionar que este mundo siempre habrá un 25% de gente que nunca te querrá y por más excelente que hagas las cosas, nunca te verán con bien. Mientras tanto, habrá un 25% de gente que siempre te apoyará, creerá en ti y aun cuando caigas, no te abandonarán. El otro 50%, se dividirá de la siguiente manera: 25% que tal vez te han apoyado y pasen a dejar de apoyarte al verte triunfar, y un 25% que no te han apoyado o creído en ti y por tu gran ejemplo de superación y esfuerzo, pasen a apoyarte. Entonces, ¿qué hacer con el 25% de la gente que no te quiere? Nada. Así de simple, nada. Ellos tienen que servirte de impulso para que sigas haciendo las cosas con excelencia y mejorando cada día. Sus comentarios, su forma de mirarte y querer destruirte, úsalos para seguir en creciendo.

Alba Bakery

De igual forma, recuerda que siempre van a estar ahí, pero la decisión de que entren a tu vida, la tienes tú. Nosotros fuimos capacitados para seleccionar quien es parte de nuestra vida, quien simplemente es ave de paso y quien sencillamente, no entra en nuestro espacio. Con brindarle respeto, es suficiente.

Finalmente, recuerda que esta vida es pasajera. Nosotros escogemos las batallas que decidimos pelear. Toda esa gente que no te apoya o te ha intentado hacer daño, no merece un papel protagónico en tu hermosa vida, ¡jamás! Tú, enfócate en quienes te aman y están contigo. No gastes ni un minuto de tus fuerzas en ellos. Busca cada vez ser mejor para ti mismo. Cumple con tu labor, ya sea profesional, familiar o en tu comunidad y celebra tus logros, con tu gente. Pero, sobre todo, pon tu mirada en tu objetivo y no permitas que te saquen de la carrera. Recuerda que el que desvía la mirada de la meta, se puede tropezar y ése, no puedes ser tú.