Policía
Category: Vida Social

Por: Víctor Alvarado Guzmán

La propuesta de cambiar la ruta de la cabalgata, se enfrenta a la realidad de que no hay suficiente personal para controlar la conducta incorrecta que presentan muchos jinetes.

cabalgata Reyes Salinas

SALINAS, Puerto Rico - El previsible final de la Cabalgata Nacional de los Reyes Magos en Salinas, se cimienta sobre el aumento del clamor de residentes salinenses que han tenido que vivir una pesadilla, o varias de ellas, cada año, durante la celebración de la actividad.

Sus inicios y descenso

La Cabalgata Nacional de los Reyes Magos es una actividad tradicional que comenzó a celebrarse en Salinas en 1993 y en la misma han participado miles de caballistas de todo Puerto Rico.

Durante años la cabalgata tuvo un fin caritativo y entidades como el Hospital SIDA Pediátrico se beneficiaron de esta loable iniciativa.

Lamentablemente, a través de los años aumentó el malestar y la preocupación de los residentes salinenses sobre la celebración de la cabalgata, debido a que la misma trastoca la seguridad, el orden y la sana convivencia.

Además de perder su fin original caritativo, una gran cantidad de personas aducen que han sido víctimas de falta de respeto y consideración por parte de participantes de la cabalgata, se ejerce una pobre coordinación del evento, se permite el desorden hasta horas de la madrugada, se obstaculiza el acceso hacia y desde áreas residenciales, y hay pérdidas económicas para un sector de nuestros comerciantes.

Además, se han acumulado los relatos sobre la destrucción de propiedad pública y privada, la falta de seguridad de los conductores, el maltrato hacia los equinos, invasión de la propiedad privada al amarrar los caballos en los portones de acceso a las residencias, y el desastre encontrado al día siguiente como basura en todas partes, excremento de caballo, jardines destruidos, entre otros.

Las vistas públicas

En enero de 2017, la legisladora municipal del PIP, Litzy Alvarado Antonetty, recogiendo el reclamo cada vez mayor de la ciudadanía, sometió la Resolución #26 para abrir un proceso de Diálogo Participativo, a través de Vistas Públicas, sobre la permanencia o transformación de la Cabalgata de Reyes.

Esta misma intención la mantuvo la Legislatura Municipal al presentar, según su presidenta Jacqueline Vázquez Suárez, la Resolución “interna” #20.

Farmacia San Antonio2

La vista pública se llevó a cabo el pasado 5 de diciembre en la cual, tanto residentes como caballistas tuvieron la oportunidad de exponer sus puntos a favor o en contra de eliminar la cabalgata. La mayoría de los asistentes, entre los ocho deponentes y aquellos que sólo escucharon, expresaron estar de acuerdo en cancelar la actividad.

Un argumento esgrimido por aquellos que interesan mantener la celebración de la cabalgata, es que debe haber una “mejor organización” por parte del Municipio.

Este argumento, que tiene mucho sentido, hay que analizarlo a la luz de la realidad y de la falta de recursos humanos en diversas agencias, como la Policía y el Municipio. Este hecho fue corroborado en una vista posterior, donde participaron miembros de la Policía, Obras Públicas y Manejo de Emergencias, tanto municipal como estatal.

El capitán Wilberto Bermúdez explicó que sólo cuenta con 8 agentes municipales para atender la cabalgata. De igual forma, el capitán Héctor Torres y el sargento Gerson David Collazo, informaron que sólo cuentan con 28 agentes en el distrito y que se necesitarían más de 100 para atender de forma efectiva la actividad.

La Policía no sólo interviene con la congestión vehicular y el cierre de calles, sino que tiene que atender distintas querellas y situaciones de accidentes con equinos, robos de autos, apropiaciones ilegales y personas armadas.

El director interino de la Oficina Municipal de Manejo de Emergencias (OMME), Héctor Santiago, dijo que el municipio no tiene casi personal, por lo que traen refuerzos de pueblos cercanos. Aun así, este personal no es suficiente para los 10 a 15 accidentes que ocurren, y las reclamaciones que se hacen. Recordó también que en el 2014 hubo una muerte durante la celebración de la cabalgata.

En el caso del Negociado Estatal para el Manejo de Emergencia, la Sra. Melissa Rentas, de la Región de Guayama, informó que actualmente sólo cuenta con 3 empleados para cubrir los 6 pueblos que comprende la zona.

El dato más drástico lo ofreció el director de Obras Públicas municipal, Víctor Ortiz. Éste dijo que, adicional a las querellas ciudadanas por daños a automóviles, comercios y verjas, su agencia se dedica a sepultar los caballos que mueren cada año en la cabalgata, que fluctúan entre 6 a 10 equinos por actividad.

Funeraria Rodriguez

Múltiples cabalgatas

A estos hechos, hay que añadir que ese día no hay sólo una cabalgata. Es una realidad que grupos de jinetes se distribuyen en varios puntos de otras comunidades, fuera de la ruta original de la cabalgata, lo que se convierte en varias cabalgatas en rutas distintas. Y eso es algo muy difícil de controlar.

Además, ha sido costumbre de un número significativo de jinetes, ya finalizada la Cabalgata de Reyes Magos, cabalgar hasta altas horas de la noche sin el chaleco o banda requerida por la Ordenanza Núm. 6 Serie 2008-2009. Incluso, algunos de estos en obvio estado de embriaguez. Esto expone la vida de los propios jinetes y de conductores, sean residentes o no de Salinas, que están en peligro de tener algún accidente.

La propuesta de mejorar la organización o de cambiar la ruta de la cabalgata, se enfrenta a la realidad de que no hay suficiente personal para controlar la conducta incorrecta que presentan, aunque no todos, muchos jinetes.

¿Ingresos municipales?

Sobre los ingresos que recibe el municipio de la actividad, éstos se han reducido dramáticamente.

Aunque no participó de la vista pública, la alcaldesa Karilyn Bonilla Colón, envió una especie de informe donde establece que desde el 2014, hasta ahora el municipio ha recaudado $9,500.00 producto de la cabalgata.

Esto significa $2,375.00 en promedio por actividad. Además de que es una cantidad ínfima, comparada con la complejidad e impacto negativo que tiene la cabalgata, habría que tener el dato de cuánto ha invertido el municipio durante ese mismo periodo. Posiblemente el gasto es más que el ingreso.

Una de las explicaciones que se ha ofrecido para esta baja recaudación, es que hay caballistas que sólo registran 3 caballos, cuando en realidad utilizan 10 durante la cabalgata, o simplemente no se inscriben. El municipio no ha podido solucionar esa situación. Es por esto que el fin caritativo que inicialmente tenía la actividad ya no existe.

Comenzar una nueva tradición

Si bien es cierto que debemos promover el desarrollo turístico, económico y cultural de Salinas, eso no puede ser a cualquier costo. Además, cuando una actividad tradicional pierde su sentido y afecta negativamente a las comunidades, hay que tomar acciones para modificar sustancialmente dicha actividad por el bienestar de nuestros ciudadanos, ya sea que disfruten de esta actividad o no.

Es por esto que la Legislatura Municipal tomó la determinación, después de escuchar todos los argumentos, de recomendar la cancelación o transformación de la Cabalgata de Reyes. La decisión fue unánime. Incluso, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP), votó a favor de eliminar la cabalgata, a pesar de que líderes de su partido en Salinas favorecían públicamente mantener la misma.

El PIP ha propuesto modificar esta actividad y que, en lugar de una cabalgata, se celebre el Festival Nacional de los Reyes Magos, donde se desarrolle un concurso de trovadores (niños, jóvenes y adultos), talleres educativos, espectáculos artísticos, exposición de artesanos, mercado agrícola, espacios para empresas, negocios y restaurantes locales, actividades para niños y niñas, entre otros.

De esta forma podemos realizar una actividad acorde con nuestras tradiciones religiosas y culturales, como son los Tres Reyes Magos, ofrecemos a nuestros residentes salinenses la paz y tranquilidad que hace mucho tiempo se perdió, y tendríamos una actividad familiar con el potencial de adquirir la mística que alguna vez tuvo la cabalgata.