Policía

Opinión

Category: Opinión

La colonialitis es una enfermedad complicada que emergió en Puerto Rico hace muchos siglos. Es aconsejable cuidarse de esta enfermedad porque las consecuencias pueden ser mortales.

Bandera Puerto Rico EE

Por Juan Negrón Ocasio

La Pediatría de Nueva Política es una rama antiética moderna dentro del área de la Medicina Familiar Puertorriqueña (MFP). Sus miembros desquiciados afirman que surgió como una necesidad para desprestigiar la cultura, la historia y el fenómeno llamado idioma (un antídoto boricua que elimina los pigmentos malignos de la aculturación). Se sospecha que el organismo puertorriqueño padece de una infección intraespiritual llamada colonialitis. Debido a los síntomas, y las reacciones sociales, se inventó la Pediatría Política. Esta intenta resolver el problema como si los pacientes fuesen niños atontados.

Sin embargo, es notable que aquellas reacciones antisociales imperantes en Puerto Rico, de acuerdo a las investigaciones científicas, surgen como resultado de la poca credibilidad que han establecido los doctores del campo dependiátrico puertorriqueño. Se puede mencionar como buen ejemplo, el Virus Popularitis (VIPOPU), que comenzó a propagarse a principios de los '50, y creó una epidemia de emigracionitis nefasta.

Los científicos mediocres de otra rama de la MFP, los politolongiatras, no han logrado detectar si el VIPOPU es virar, espiritual, mental, social o fatal. Se desconoce también si pudiera crear otras complicaciones cerebrales, sociales, o morales. De acuerdo a las últimas investigaciones, desde que emergió el penepeitis profundis (PEPO), se ha intentado diagnosticar los diferentes síntomas del virus colonialitis. Se han encontrado: baja autoestima, confusión, multilingüitis, seudoculturatis, uso de drogas hasta virar los ojos, beber ron hasta chocar con los postes, educación mediocre, iglesiafobis y ultraproamericanitis.

Dentro de las abarcadoras contradicciones politolongiatras se pretende separar el VIPOPU en tres componentes: enfermedad física, sicológica y desquicio social. No obstante, la opinión del Dr. Oftalmolo Pediatro es que: "Cuando surgen todos estos embrollos antiéticos y mediocres se pierde la visión de la razón del problema complejo. Así que cada perro con su longaniza". Se han hecho severas críticas a todo este revolú que ha generado la PEPO dentro de la MFP que estudia la VIPOPU. El deseo sumiso de someter pacientes a tratamientos de altas dosis de inglés intensivo, por ejemplo, no ha logrado resultados prácticos, y el paciente no muestra ni chispa de amaricanitis. A Don Justiniano Zambrana, un jibaro de 80 años del Barrio Mogotes de Villalba, casi llegando a jurutungo, lo sometieron al tratamiento. Sus nietos independientemente de todo grupo querían que le curaran la colonialitis aguda que padecía. Explicaron al rotativo, El Huevo Pía, que lo llevaron al Laboratorio El Caballo y lo primero que le hicieron a Justiniano fue cambiarle el nombre a Míster Justin Pampers. Le colearon el cabello rubio y le enderezaron la nariz chata con un alicate. Le mostraron un video de exorbitantes mujeres gringas en tangas para motivar su virilidad bucal. En algunos vocablos difíciles del inglés, el Doctor Pieteér Róuselo, le ponía un bobo en la boca, para mejorar la técnica expresiva cuando pronunciara "Wyoming" (way-iomin) o Iowa (ay-iogua). El jíbaro regresó a su casa encojonao' maldiciendo la jibaritis y a la colonialitis.

Las recomendaciones de la Asociación Pediátrica de Optométras y Oftalmólogos de la Negación Ciudadanía Americana de EEUU (APUNTAO) es que la PEPO de los anexionistas debe someterse a un riguroso examen visionario en un estado llamado Tenesí para detectar condiciones problemáticas de la colonialitis. Sugiere seriamente, APUNTAO, una reevaluación mental. De no tomar, PEPO las sugerencias de APUNTAO posiblemente sufrirán de miopía social, hipermetropía mental, y, existan altos riesgos, de astigmatismo espiritual, como le ha pasado a VIPOPU.

En conclusión, para contrarrestar el Virus Popularitis, a los pacientes que ya están infectados, sólo se les hacen varias recomendaciones: la reestructuración psiquis enmarañadaditis con lentes extra potentes bifocales, para la corrección del error refractivo, y un baño a las 12 del día, todos los días, por cuatro años consecutivos, con hojas de urera baccifera con 1898 gotitas de pitorro.