Policía

Opinión

Category: Opinión

Es imperdonable. Es inaceptable que este proyecto vaya a paso de hormiga cuando hay una urgente necesidad del uso de esta vía.

Puente La Vega

Teresita PerezEl residir por más de dos décadas frente al Parque Herminio Cintrón, en la urbanización La Vega, me da alguna autoridad para opinar sobre la lenta... lentisima construcción del puente, de nuestro puente.

El Huracán María, que está a punto de cumplir su primer año, no ha sido la primera vez que hace caer el puente. Ya en dos ocasiones anteriores también las fuertes lluvias lo hicieron colapsar. En estas dos ocasiones, con más atrasos, menos presupuesto, menos progreso, menos conocimientos, en dos semanas teníamos paso peatonal, y se comenzaba la reparación mucho más rápido. Y los residentes de la parte norte de nuestro pueblo no tenían que pasar por el amargo trago que están pasando ahora desde el huracán.

Los tapones son la orden del día. Empleados responsables tienen que salir de su casa desde mucho antes del amanecer para poder llegar a tiempo a sus trabajos.

Centro Ahorros

El proceso, desde sus comienzos de la construcción del puente, se compara con Macondo. Ese lugar del realismo-mágico de nuestro Gabriel García Márquez. Allí todo puede suceder. Desde las cosas más absurdas, hasta lo más increíble. ¿Realidad?  ¿Magia?

Es imperdonable. Es inaceptable que este proyecto vaya a paso de hormiga cuando hay una urgente necesidad del uso de esta vía. Es una crasa irresponsabilidad de todas las agencias: municipales, estatales y federales encargadas de velar para acelerar este proyecto. Desde el comienzo de los procesos, desde  la subasta hasta ahora, no se ve un compromiso real y verdadero para concluirlo.

Ver personas de edad avanzada, una madre embarazada para llevar a su hija a la escuela Norma I. Torres, caminar y correr el riesgo de un accidente de carro por una vía extremadamente peligrosa... ¿es que no ven la realidad de lo que está ocurriendo? ¿Es que no viven en Villalba? Ah... es que la compañía responsable son españoles y estamos como en los años de la colonización, que no sabían lo que ocurría acá.

El “trolley” resuelve. Pero cuando el municipio cierra una semana, no hay servicio. ¿Falta de organización?  ¿Falta de planificación?

¡Qué falta de compromiso y de sensibilidad de parte de las personas que un día prometieron resolver los problemas del pueblo! No se puede ser irresponsable y decir que el municipio no tiene nada que ver. Por la sencilla razón de que tiene más voz que el pueblo.

¿Hasta cuándo vamos a ver la cantidad de empleados que amerita esta construcción? ¿Que se trabaje en dos turnos? ¿O por lo menos hasta tarde?  Hay días que solamente trabaja un empleado.

Teníamos la esperanza de que hoy (lunes) comenzaran otras dos compañías subcontratadas... nada que ver!!! ¡Lo mismo! ¡Lo mismo!!

Entonces nos preguntamos... realmente ¿Ganamos o perdemos?

Colaboración de la profesora Teresita Pérez