Historias de Villalba

Category: Historias de Villalba
View Comments

Por Juan “Bertin” Negrón Ocasio,
Escritor villalbeño

Dedicado a todas las mujeres villalbeñas: presentes y ausentes.
Especialmente a mis maestras queridas de la Escuela Elemental
Walter McJones: Miss Rosa (1er grado) y Mrs. Amada Martínez
(2do grado - QEPD).

honor mujer villalbena

Juan Bertin Negron OcasioHISTORIAS DE VILLALBA - ¡El sol estaba tan pelú que derretía el betún de la calle! Brillaba la brea.

Ya lo saben sin necesidad de repetirlo. Pero lo repito pa’ loh olvidadizos. Subí, bajé, me tiré, me escabullí con tigüeros por los montes, caminé sin descanso en busca de la honorable mujer villalbeña. Llegué a la Aceituna y como no la encontré a nadie con quien bochinchear me deslicé en la yagua y fui a caer al Guayabal.

La gran mayoría del “Club Villalba Con Bertin” siempre tiene grandes esperanzas en que les salga con innovaciones, con una de esas curiosidades que nadie entiende de donde salen, y así es que les llego hoy con algo peculiar. Hasta el jefe municipal se va a sorprender. Lo de la planta de energía eléctrica todos los saben…lo de los paneles solares…lo de la basura…lo de las cosechas…no sean olvidaos…búsquenlo en mi “platanoformation”… (Estoy practicando el inglis porque son muchos los ilusionados que en junio nos llega el rubio con la pecosa). Recuerden, mis lectores, fui el que dio esas ideas. Pero como siempre…donde mandan marineros no manda capitán, ¿o al revés? Ya ustedes van a ver, apúntelo, el pueblo de Villalba se va dividir en sectores con su propio concejal.

Como iba en busca del tesoro más preciado de mi pueblo, encontré a Matilde en Hatillo Viejo, me dio una taza de café más prieto que un carbón. Estuve tres noches desvelao mirando el techo. Me volvió loco con los bochinches. Contó que no tenía idea si alguna mujer de ese sector hizo historia. Pero sí me dijo de la pela que le dio Fela a Chemo una noche que llegó amanecido, pelao y borracho. ¡Bueno que le pase! Pa’ que sea responsable. Salí de allí con tinnitus de tanto zumbido. Creo que el café me alteró la adrenalina; crucé el lago nadando y llegué a Toa Vaca. Subí la jalda agarrao’ del rabo de una cabra hasta llegar a Caonillas Bien Arriba, toqué las nubes, entré al bohío de Casimiro; me dio agua congelada en un pote de gandules sudao’, trofeo que guardaba hace más de 40 años de cuando trabajó en la cooperativa. “Gudbai pigeon peas”, pensé en el difícil. Tenía como mil velas prendidas con quinientas fotos de diferentes santos. Me dijo un cuento de brujas con los ojos virados y salí corriendo acobardao’. Me gritó que le dejara el pote. Un mes después se lo envié por correo. Le puse una nota al cartero gringo que se lo llevara. No sé qué hizo con el cacharro. Llamé al correo de Villalba y me dijo algo que no entendí y le enganché el teléfono. ¿Qué habrá hecho el recipiente el gringo?

BA Villa Coop

Fue una verdadera hazaña el intento de encontrar las mujeres en la historia de villalba.

Señores municipales les voy a dar unas cuantas ideas pa’ que ustedes echen pa’ lante. No se olviden de su madre, perdón, de las mujeres villalbeñas. Tuve que irme pal campo pa’ averiguar dónde estaban y encontré algunas de miles que han pasado por nuestra historia…Digo, hice mi propio “riserch” y honro hoy a las mujeres villalbeñas. Pronto a alguien se le ocurrirá algo así: “Noche en Honor a la Mujer Villalbeña Rumbo al Centenario”.

Voy a lo escaso que encontré sobre nuestras “Heroínas Villalbeñas”.

Lamentablemente, por no decir por desgracia, Villalba no cuenta con una biblioteca ni un museo histórico donde puedan recopilarse documentos, pinturas, trofeos, cuadros, fotos, archivos, obras literarias (ahí me fastidié) ni nada que ayudaría a los jóvenes a desarrollar sus habilidades investigativas, o conocimientos básicos de la historia de su pueblo (¡por lo menos que sepan adonde queda la Calle Scharton!). Por ahora hay que contar con memorias y recuerdos, y los pocos chirimbolos que tienen algunos nobles villalbeños que otorgan valor a lo que tienen en sus hogares lo comparten con amabilidad en exhibiciones. ¡Con nada más se puede contar!

Si es falta de presupuesto, lo que hay que tener es ideas, señores. Las Cuevas del Indio en Jagüeyes están vacías. Pasen un “trimer”, limpian el lugar, ponen un kiosquito para vender bacalaítos fritos y empanadillas, dos o tres casetas, una muchacha bonita a que de “tuers” y le cobran a la gente. Como hacen en Tibes. Además, de invertir en un asunto en que en 100 años están regados por doquiera, se enriquece la idiosincrasia de nuestro pueblo.

Será hasta la próxima. Ahora mismo arranco a pie para Divisoria. Voy para El Cerro Maravilla…también tiene su página adentro de los 100 años de historia del pueblo de Villalba.

Este relato es auspiciado por:

Happi Cars

www.happicars.com

Créditos:
www.villalbaonline.com
https://www.youtube.com/watch?v=nnev4hn7YbM&feature=youtu.be
http://www.uprm.edu/ciag/costura.html
http://elvocero.com/se-preparan-para-evento-internacional-ganadoras-de-miss-mundo-latina-puerto-rico/