Policía

Historias de Villalba

Category: Historias de Villalba

Gente humilde y trabajadora ocupan nuestras tierras que a través de los años han forjado nuestro Villalba de hoy.

Vista Panoramica Villalba

Wanda Lopez AlvaradoHISTORIAS DE VILLALBA - Parece que fue ayer, cien años de historia villalbeña. ¡Cuánto tiempo ha pasado! Cuando nuestra aldea comenzaba a nacer llegaron sus primeros pobladores admirando la luz del alba que bañaba sus montañas.

Pertenecíamos como territorio a Coamo, luego a Ponce y finalmente a Juana Díaz. Algo había de especial en nuestra tierra que las familias se acomodaban en sus faldas para sentir el amor de una madre que los veía nacer. Mucha gente llegaba, entre ellas, el poderoso hacendado, José Ramón Figueroa y su familia. Este caballero fue el fundador de la Aldea de Villalba en el año 1895. Contribuyó con muchos adelantos que fueron pioneros en nuestra isla.

Gestiones de un lado y de otro hicieron que la aldea fuera creciendo. En este panorama aparece un norteamericano de Boston, Masachusetts. Walter Mck Jones, hombre de una visión futurista y de una actitud altruista. Llega a nuestra tierra para el año 1904. Rápidamente comenzó su obra en la aldea. Su deseo, fundar el pueblo cerca de la hacienda que él había comprado en el barrio El Limón; pero no pudo ser, había peligro de derrumbes cerca de su residencia y el gobierno no lo permitió.

Nisandra Yellow Ya como aldea nos sentíamos grandes y había que separarnos de Juana Díaz. Al llegar la fundación del pueblo el 12 de abril de 1917 por la Ley 42, fueron llevados los documentos por José Víctor Figueroa. Al mismo tiempo, Walter Mck Jones hacía las gestiones para conseguir dinero necesario para el funcionamiento del nuevo municipio. Walter Mck Jones fue su primer alcalde en propiedad, y luego comenzó su obra gigantesca. Algunas de ellas siguen hoy en función, entre ellas podemos mencionar la Walter Mck Jones School, conocida como "la escuelita de todos", cuna de los que estudiaron en ella, templo de luz y de amor. Hoy en nuestro centro docente nos sentimos orgullosos al rendirle honor a nuestro fundador.

Dice un gran historiador: "El primero que llega a un lugar no es el que funda, sino el que edifica para un bien común." Consideramos que José Ramón Figueroa y Walter Mck Jones fueron los fundadores del pueblo villalbeño. Cada uno aportó sus obras para que la aldea se convirtiera en municipio.

Pasaron los años y llegaron a nuestro pueblo otras personas que hicieron que Villalba fuera desarrollándose, activando la economía. Entre ellos, podemos mencionar a Don Agustín Burgos Rivera, pionero del cooperativismo en Puerto Rico y fundador de la escuela superior de Villalba, en el segundo piso de la escuela Walter Mck Jones. Muchos hombres y mujeres forjaron la historia de nuestra ciudad avancina. A ellos nuestro reconocimiento.

Somos un pueblo de avanzada, por eso nos llaman avancinos. Somos un pueblo de grandes deportistas, haciendo sonar la Borinqueña en el mundo. Poetas y cantantes han rendido homenajes a este paraíso tropical. Somos la Ciudad de los Grandes Lagos. La humildad, el servicio al prójimo, los valores morales y religiosos nos distinguen como pueblo. Nos conocen dondequiera que vamos. No nos llaman por nuestro nombre, sino por "Villalba", y nosotros respondemos "Aquí estamos". Somos hermanos en las buenas y en las malas.

Aquí se cultivan las bellas artes, la buena amistad y el respeto humano. Somos un pueblo pintoresco ubicado en la falda del monte villalbeño. Nuestra ciudad sabe al sabroso gandul, al rico café y al ñame con carne frita. Estamos rodeados de montañas vestidas de esmeralda que dan contraste con la naturaleza. Somos pequeños en territorio, pero grandes en corazón. A veces nos preguntan: ¿Donde queda Villalba? Y nosotros humildemente respondemos: ¡Qué pena que todavía no te has dado un viaje al cielo!

Gente humilde y trabajadora ocupan nuestras tierras que a través de los años han forjado nuestro Villalba de hoy. Miramos al futuro con optimismo. Lo que no sabemos, lo preguntamos. La necesidad nos hace inventar y progresar. ¡Dios es el norte de nuestras vidas y nuestra motivación para vivir!

Al celebrar nuestro centenario, quisiéramos rendir homenaje a los villalbeños que han partido a morar con el Señor, a los que viven en la diáspora y a los que todavía estamos de pie aquí, con nuestra gente.

Sabemos que hay un pedacito de nuestra ciudad avancina en todos los lugares del mundo. Somos Villalba, somos Puerto Rico, somos de aquí como el coquí! Adelante, villalbeño! Todavía nos queda mucho por hacer…

Felicidades!

Profesora Wanda López Alvarado.
con motivo de la celebración de la Semana de Walter Mck Jones
del 5 al 11 de marzo de 2017